martes, 16 de agosto de 2016

La gran diversidad


En el mundo somos una gran diversidad.Nos han entrenado desde niños a clasificarlo, dividirlo, separarlo y calificarlo todo.
Básicamente, somos seres biológicos (animales humanos y animales) iguales: en nuestros pechos late un corazón.Tenemos sangre.Nos reproducimos.Sentimos dolor y placer de un modo igual, al igual que el miedo y la alegría.
Si miramos más de cerca, o mucho más de lejos, veremos que todos deseamos vivir en paz, siendo felices. Mirando de otra manera, desaprendiendo clichés, roles, clasicismos y prejuicios, veremos en la gran diversidad individuos que sueñan ser ellos mismos, en armonía, paz y libertad con sus hermanos biológicos, encarnados. (Cuándo no es así, el miedo, los traumas, el odio o la venganza estarán impidiendo un deseo ancestral...)
Veremos individuos -almas todas encarnadas- que desean y sueñan con una diversidad RECONCILIADA.
Y para ese deseo y sueño de todos los seres vivientes, vivo yo mi vida cada día: para ver un segundo más cerca esa hermosa reconciliación.
Porque creo firmemente que un día será realidad. Por ello; trabajar cada día en pos de la paz mundial es empezar por reconcillarse consigo mismo, luego con cada gesto, cada sonrisa, cada acto feo que neutralizas con otro positivo, será un paso para la paz. Paz, amor, aire, tierra, alimento y oxígeno para todos los seres que poblamos éste hermoso planeta. Volvamos la mirada al corazón. 

(c.bürk)

Fragmento de mi nuevla novela "Madame Toilette"©



Yo, insignificante personita, soy como aquellos que aún en la defensa apelan por la paz, refugiados en el segundo caparazón en el que se refugia el ser cuando es desarmado.
Hoy al levantar la mirada puedo descubrir que he coincidido con la trayectoria de un pájaro. Nada tengo.Nada gano.Nada pierdo y nada me llevo.
En este mundo nuestro deberíamos mirar bien en derredor y dudar de todo lo que se ve, se hace o se dice, pues para todo tenemos una palabra pero jamás para su magia.
La vida nos da permiso para conocer a la muerte. Y ésta última, se reserva el derecho de mostrarnos la alquimia de las cosas. Nosotros fuimos creados a fin de que la realidad pudiera advertir nuestro sentir humano; el amor, el reír, las lágrimas no como agua, el sufrir, hasta que la misma tierra gima con nosotros.

¿Qué son mil milenios, qué una sola noche, sino el tiempo que se alivia de la resistencia?

(Sub umbra floreo: c.bürk)
Fragmento de mi novela "Madame Toilette".©

La mano bondadosa


A lo largo de la vida dedicamos gran parte del tiempo a tomar decisiones.Vivir, en ello consiste.
Nunca temas tomar esa decisión que consideres mejor para ti, independientemente de agradar a otros ni hacer lo que los demás esperen de ti.Si puedo dar un consejo es ese.
Confía en tus intuiciones/sensaciones.El verdadero idioma del mundo y de todos los universos es sólo ese. Jamás te equivocarás.Aún cuando luego algo (de momento) no salga como esperabas, verás a largo plazo que todas las decisiones eran correctas y te llevaron hacía algo.El éxito consiste en una secuencia de errores.
Todas las decisiones a lo largo de mi vida las he tomado con seguridad.Muchas veces, teniendo todo en contra.
La sensación intuitiva es la brújula más valiosa. TODOS la poseemos. Absolutamente todos. ¿Por qué temes usarla? Vuelve a tu corazón. Vuelve a tu interior.Aprende de nuevo a confiar en esa cuerda invisible que te llevó a éste mundo y te une con todo(s) lo(s) demás: cuando dudes, cierra los ojos y busca la sensación que tienes ante un "si" o un "no".Tendrás una respuesta segura. Repito: no vas a equivocarte. Y vuelvo a repetir: si algo sale mal de momento, más tarde comprenderás el motivo. En la vida, todo tiene un espléndido sentido. Confía. Siéntete acogid@, como si en el centro de una gran mano bondadosa estuvieras. El dolor y la muerte son caminos, maestros que conducen, no destruyen. 


(c.bürk)

lunes, 1 de agosto de 2016

Amor ciego (Reflexión)


A veces el amor ciega.Crea dependencia.Se puede amar a alguien con todo el corazón, creerse amado, pero en realidad estarse engañando. Existen personas muy cobardes que confunden atracción momentánea y al acaloramiento del enamoramiento con la necesidad de amor profundo del otro.Y se nutren de su cobardía.Se engañan a si mismos, por no reconocer que en realidad se aburren con el otro. Les asquea incluso y lo evitan en todas las cuestiones íntimas.
Creen que el otro no se da cuenta de su estafa. Creen que haciendo creer al orto que lo quieren, preservan la confianza de una unión. O bien obtienen un refugio, un hogar, que en realidad son falsos y no abandonarán al no ser que encuentren otras "seguridades" dónde "dejarse caer". Descubrir ésto, puede llevarnos tiempo.Años incluso. Esperanzados en creer que algo va a cambiar. Pero no sólo no es así, sino que acabará cada vez más desilusionado, más dañado y al final el dolor será aún mayor al darse cuenta que no ha sido más que un "refugio de seguridad" para el otro.
Es ahi dónde hay que tomar una decisión por el bien de ambos.El otro deberá asumir la valentía y dejar libre al otro para evolucionar. No hay otro camino. 

(c.bürk)

Entrevista al escritor y novelista Jairo Prieto Fernández

El sol del amanecer ilumina tímidamente mi ventana, y enciende luces en mis ojos al redactar estas palabras. Son las seis de la mañana. Me siento emocionada.  Pues se dice, que cuando has conversado con una gran persona, al igual que cuando terminas un buen libro, te queda siempre una sensación de vacío, de leve incomodidad por tenerte que despedir y volver al lado banal de la vida…
Y es que cada vez que hemos hablado Jairo Prieto y yo, me queda esa sensación de haber deseado saber más, permanezco en una suerte de hechizo que sólo los grandes te saben proporcionar, y una se queda con ganas de tumbarse como en un cómodo lecho entre esas afirmaciones tan relevantes de este escritor zamorano, afincado en el mágico lugar de Sanabria.