sábado, 30 de octubre de 2010

Noche de muertos, vacia de tiempos.

Noche de muertos, vacia de tiempos,
se burla de los relojes.
Espejos vahosos,
minuteros veloces,
terminan y comienzan los cuentos.

Arañas y arañazos,
manojo de llamas.
La muerte rejuvenece,
al alma a trozos.

Calabaza de fuego,-un pecado y un pecar-,
todo arde y transcurre por tradición.
Huesos de santo para dulcificar
con cada ruego, toda oración.


Para los que aman a la vida,
es noche de duelo.
Para los que se alzan tras La Caída,
noche es de hondo consuelo.

Velas, velones, fanales y farolillos,
los espectros de la media noche,
besos condenados.
Alientos, rugidos, -el diablo-, lanzas y cuchillos,
una condena, maldiciones  y un reproche.
¡Eternamente encadenados!

Parca descarnada y desencarnada,
que asciende de la sepultura,
dejando desalmada
toda hermosura.

A repetirnos que nos añoran
cada año regresan nuestros difuntos,
y por nosotros ellos, invisibles a nuestro lado  lloran,
vivos y muertos juntos.

Noche de muertos, habito en las sepulturas
para el cuervo es mi secreto fruto,
todas mis amarguras,
para la vida, el luto.

El pulso se duerme lentamente,
mi corazón descanso clama.
¿Qué importan ya las cosas
si en el mundo ya no se ama?

¿Qué importan, dime, ya el aquilón,
las ausencias de cariño,
el rostro de la traición?
Si todo se marcha, si todo se fue y queda atrás,
a galope, a lomos de la muerte.

Campanillas, campanas gemebundas
que gritan voces muertas a los vivos.
¡Escuchad, oh, moribundos,
las palabras de los que fueron y han sido!

Toda campana que antes daba la hora,
tintinear ya no osa, solo llora.

El aire la melancolía,
que vuestros pulmones oprimen.
El Fin, la Nada, Fiera osadía,
que a nadie exime.

La parca marcó en mí su hora,
el día en que nací.
Mi vida avanza los segundos
al instante en el que he de partir.

Canto macabro, hartura de vivir,
la emoción agobiada por el goce.


¿Qué es la vida, sino muerte,
en un agudo roce?

miércoles, 27 de octubre de 2010

El país de Nunca Jamás

Absorta en la melancolía, al límite de una tierra que cede como desarraigada a una luz jamás encontrada - propicia para la huida y el nefasto ensueño -, siento morirme al son de mis recuerdos.
La tristeza es un parapeto inútil. La entrada a un infierno, a un país de luto cuyo campo cada vez se ensancha con mayor rapidez, llevándome a una soledad más exacta, la que devuelven los espejos, la que siento entonces ante mí misma, un sentimiento de vacío debilitándome hasta ya no corresponderme ningún acto, ninguna escena de vida, ser un peso inerte, mi peso, un cuerpo estorbando en el escenario.
Innecesaria mi búsqueda, absurda, como todas las impresiones de mi interior; me hallo vencida, apenas sin fuerza para levantarme y mirar a través de los cristales y tratar de evadirme en una melancolía más sana, que amueble la visión de hallarme, todavía buscando, necesitando, respirando.
Sólo soy el rumbo por el que camino, nada, y sin embargo, tanto, porque muero gritando respuestas hacia un mundo de soledad y pena. Tanto, porque escupo reconocimiento; capaz de idear, de proponerme el infierno, una vida enfrentada al abismo, a la terrible y sola conciencia de estar existiendo, bajo el cielo helado de las estrellas.
Y hallar el sosiego es un país de Nunca Jamás.

Socorro.
Me muero en vida.

Sub umbra floreo: C.Bürk

El Hades de mis entrañas

Oh, Dante, ¡Díctame las páginas hacía tu infierno! ¡Perturba mi sueño amargo! ¡Muéstrame el reflejo de todos tus rostros; el inútil batir de mis alas! ¡Lléname con el humo de tus alabanzas!
Porque es mi camino un círculo: ni curvo ni recto, y conmigo acarreo la velocidad del infortunio. Y como tren hacía el abismo, voy hacía la nada, el nunca.
¡Ah, infierno! ¡Me haces esclava de tu mal! A la vuelta de la esquina, me esperan tus brasas: un pasado de dolores, un futuro sin certeza: huellas sin zarpadas.
Señales por engendrar signos mudos, vocablos sordos,verbos sin destinatario.
No es un problema de mi boca,ni de las articulaciones, ni tampoco de las falanges,ni ocurre que tenga un laberinto sin salida en alguna zona de mi alma comprometida con tu carne.Mis signos se extenúan,extravían y se debilitan,porque mí pasado construyó un muro,un escudo impenetrable, de tú destino al mío, de tibias tristezas.

¿Qué más que evocar al frío como a un arma?, ¡Para doblegar mi voluntad a la tuya!
Para aguardar las entrañas publicadas de un cielo; el juicio que retumba entre trompetas, oprimiendo algún laberinto.
Por el cristal de un sueño he vislumbrado las altas pirámides del tiempo, definido entre tinieblas. Oh, Infierno, que al fondo de los años guardas un remoto jardín, que ni Dios ofrece para alegrar los méritos del justo.
Orbes de luz, concéntricas teorías de sagrarios, privilegios, querubines,
y caídos; espejos ilusorios de las almas; profundidades de la rosa sangrienta; esplendor aciago , natal sabor de la sangre.
En mí misericordia no hay jardines ni luz de una esperanza o de un recuerdo, tan sólo brasas y cenizas.

Sub umbra floreo: C.Bürk

domingo, 24 de octubre de 2010

Oración personal

Pater noster qui es in coelis...

¡Carga sobre mis alas los pecados del mundo!

¡Haz de mi camino el bastón de los hombres que proteja sus pasos! ¡Devuélveles a ellos la paz que mis días necesitan, mientras matas sus horas con mis segundos y déjales abrazar cada instante para que te hallen! ¡Regálales a ellos la luz donde enciendes mi soledad en forma de esperanza y de vida eterna!

Pater noster qui es in coelis…

¡Tuerce en mí las noches del mundo como filos de espada!
Porque para pagar antiguos pecados, he caído del cielo.
Para devolver el sosiego a los hombres he sido llamado.

¡Une mis manos en una oración, mientras espero que abras las tuyas al mundo! Porque en la injusta división de tu orden, los hombres se llevan el dolor y nosotros la eternidad.

¡Revélales tu presencia – residente en los ataques de los reflejos – para que puedan encontrar sus destinos! Libera a los hombres del corredor de sus vidas. ¡Dales la certeza eterna! ¡No dejes que su humildad se haga corrupta; y si ellos te vuelven la espalda, déjame abrazarlos contra tu pecho!

¡Señor, deja que sea el camino de los hombres que conduce a ti, porque si no, perdidos quedarán mis pasos por este mundo!

Pater noster qui es in coelis…

Sobre la vereda de tu alma yo navego sin queja saldando mi deuda, mientras enmudece la voz de los siglos y tu voz repica entre las campanas de una sonrisa.

Yo voy quebrando las manos que los hombres no te estrechan, en la prieta soledad de mi alma, cuando una sonrisa ya haya dejado de volar, desde ti – Amor de Dios – hacia la calma.

¡Despoja a la humanidad de los sinsabores del tiempo, y condúcelos hacia el océano universal de tu infinito amor!

Mansamente deja que tome el remo de tus hijos, aunque se empeñen en remar a contra corriente. Porque en la noche, mientras duerma el mar, sus sueños viajarán sin resistencia, callando abnegaciones, aleves de gozos y de sombras, fiel arpegio los mueve.

¡Desciende, OH señor, sobre los angustiosos, que pacientes sufren y callan,
sobre las miradas del niño cuestionando,
sobre los amores entregados y los nunca recibidos,
sobre los que buscan la paz sin hallarla,
sobre las almas en lucha, que aun riendo, lloran,
sobre los que aman en silencio y los que no hallan consuelo!

Pater noster qui es in coelis…

¡Dales la gloria eterna, para que mi amor por toda la humanidad deje de agonizar tan tristemente en la luz de tu castigo eterno!

Sanctificetur nomen tuum.

Amén.

Sub umbra floreo: C. Bürk

jueves, 21 de octubre de 2010

Argentaba pálida la rosa, queriendo ser flor y no otra cosa.


Argentaba pálida la rosa
queriendo ser flor y no otra cosa,
su color apagado, su sueño perdido
lloraba al alba, ausente de rocío.

Desecha, antes de poder ser flor,
sostuvo del necio la cruz,
sucumbía a un inmenso dolor
de rodillas, sumisa, en ausencia de luz.

Dios a la rosa señaló iracundo
con dedo inflexible, con semblante sombrío:
¡la obligó a calmar las brasas del mundo!
Luego, mató al calor y ella casi pereció de frío.

Temblando, ella a Dios preguntó sin candor:
¿Por qué me das muerte si tú eres amor
y dime, por qué me das sombra si tú eres mi luz querida
y si deseas mi noche, por qué sigo viva?

Pero Dios no la escuchó y de ella se apartó.

“¡Ten valor!” Le susurró entonces un ángel del cielo
que yo seré tu defensa, calmaré tu duelo
y seré tu guía.

Por siempre florece tranquila
que yo enterraré tus condenas
te liberaré de tus cadenas,
te despojaré de todo tu dolor:
¡Que aunque el mundo no quiera,
tú fuiste, eres y siempre serás flor!


En llamas del Caído.

1. Sentada frente al mundo
he escrito entre ríos de tinta
ahogándome las palabras.

Desde una bruma lejana,
guarida eterna de mis recuerdos,
mis esperanzas viajaron
sin ruido y sin tiempo
hasta la cripta del olvido, a solas.

Reposando el sueño eterno
beso los ojos
entre lapsos, en el silencio
de quien tuvo ilusiones y soñó
de quien tuvo tiempo y partió.

De mis fortalezas, quisiera
hacer alimentos para el mundo,
ser ternura en amargura,
ser un bálsamo para todos,
mantener en llamas
el espíritu del caído.

-------------------------------

2. Renombrar el espacio
quisiera
con tu nombre,
romperme entre tus olas.

Enmarcar tu recuerdo
con brumas e infinitud
a salvo del tiempo.

Mantenerte vivo
en la memoria maldita del tiempo,
esconderte en la maleta
hacía las tierras infinitas,
y esperarte allí entre sueños
gritando tu nombre etéreo.

El pasado que no cesa.

Entre el revuelo de mis vivencias,
entre los latidos de mi ayer:
¡hielo capeado, sustituyendo carencias,
congelando mis ansias de querer!

Y mientras la palabra se descuida,
negras aureolas coronan mis pensamientos,
¡Es la congoja que no termina,
la que rompe la madriguera de mis sentimientos!

¡Pasado en movimiento
como arena movediza,
que en un vaivén fue carcomiendo,
a mi alma quebradiza!

El sinsentido estranguló los sentidos.
Lápidas mis manos y mis labios;

el ánima inconmovido.
Decibelios de silencio ahogan mis latidos,
¡Mi vivir no es longilineo!

lunes, 18 de octubre de 2010

Dos pasos: de la vida al infierno

Que carnaval tan absurdo, la vida!
Baile irracional de disfraces,
Paradójico trato con la muerte.
Máscaras y mentiras, credos y espinas.

Entre sombras, escombrazas, vivo
Entre lamentos vegetativos suspiro,
Sin que una luz ante mi alma irradie
Sin que un alma a mis ojos ilumine.
En indiferente susurro mi existir maldigo,
Sin fe y sin amor,
Anticipándome a la muerte.

Vago sin rumbo, descreída,
Con el alma rota, disuelta en la nada, herida.
Vago en los antros del infierno,
Y anticipo en el corazón mi expiración definitiva.
Desgarradora de condenas, soy alma en pena,
Sin alivio en este purgatorio.
¡Que teatro tan mentecato la vida!
¡Que alivio tan endulzado morir,
que dulce el infierno!
¡Porque de la vida al infierno
no hay más que dos pasos!

sábado, 16 de octubre de 2010

De “eso” no se habla.

Trastornos y Secuelas psicológicas en víctimas de abuso sexual por familiares o emparentados (incesto) en la infancia.

El abuso sexual de niños y menores es mucho más frecuente de lo que imaginamos.
Las víctimas quedan marcadas de por vida, sin duda, incapaces de relacionarse con los otros, con notables problemas en su conducta, incapaces de mantener una relación sana de pareja y quedará para ellos distorsiona toda posibilidad de relación libremente consentida. Lo que define el abuso es la asimetría entre los implicados en la relación y la presencia de coacción -explícita o implícita-. No deja, por ello, de ser significativo que un alto porcentaje de esos abusos son llevados a cabo con personas de máxima confianza para el niño o que éste dependa del agresor tanto afectiva- como físicamente. Las conductas abusivas nunca suelen limitarse a actos aislados, pueden incluir contactos físicos (genital, anal o bucal) y supone siempre una utilización del menor como objeto de estimulación sexual.

Es frecuente el exhibicionismo en los inicios al abuso. No es fácil determinar el acto, ya que el niño no lo manifestará. No hablará de ello ni siendo niño ni siendo adulto. Los actos crearán tales confusiones para el menor que todos sus patrones y esquemas afectivos quedarán distorsionados, ya que, como dije, en la mayoría de los casos el crimen lo realizan los propios familiares. El niño consiente el abuso porque teme perder el afecto de papá, del padrastro, de su tío etc. -es el incesto propiamente citado.- En estos casos, la recuperación del menor es prácticamente imposible de por vida. ¿Cómo defenderte de alguien a quién adoras? ¿Cómo saber que lo que te hacen es malo si lo hace quién te cuida? Es el peor daño que se le puede hacer a un ser humano: profanar todos sus esquemas mentales acerca del afecto y el amor.

La situación habitual incestuosa suele ser la siguiente: una “inauguración” con caricias y tocamientos; un paso posterior a la masturbación y al contacto buco genital; y, en algunos casos, una evolución al coito. También existen los casos de abusos de profesores, monitores o tutores. Pero quiero centrarme en los casos anteriores. De gravedad absoluta. Existen ciertos síntomas en estos niños que se prolongarán hasta la edad adulta y continuarán de por vida. Uno de estos síntomas es la enajenación. La víctima inventa personalidades distintas con las que distraerse de sí mismo. Es incapaz de aceptar los daños. Se siente tan mal consigo mismo que no puede ser quién es. Siente como que las cosas suceden fuera de sí mismo. Es el síntoma más claro y consecuencia de un abuso grave y prolongado. La autoestima de ésas personas es tan escasa que necesita ser “otros” continuadamente para poder coexistir con los demás.
Voy a resumir, a continuación un listado de síntomas con los que reconocer un niño o adulto que haya sido víctima de un prolongado abuso sexual en su infancia:

  • Enajenación. Trata de no “ser el mismo” siendo otros, simula una personalidad que no es la suya. Habla a menudo de “el” o “ella” han dicho o hecho, sin referirse a sí mismos.
  • Miedo a estar solos. Miedo exagerado a la oscuridad. Fobias y trastornos diversos y exagerados.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Cambios bruscos de conducta.
  • Aislamientos.
  • Incapacidad de mantener relaciones en pareja. Incapacidad para mantener una relación sexual normal, o por el contrario comportamiento extraño en el plano sexual.
  • Rechazo absoluto del sexo opuesto, o por el contrario conducta exagerada, nimfomanismo.
  • Confusiones fuertes sobre la conducta sexual.
  • Rechazo al contacto físico
  • Ausencia de emotividad o por el contrario, emotividad exagerada
  • Fragilidad
  • Autolesiones
  • Sentimiento continuado de culpabilida
  • Obsesiones compulsivas, síntomas de TOC
  • Tendencia a las alergias y a una personalidad enfermiza
  • Agresividad verbal. Agresividad exagerada y prolongada.
  • Resistencia a mostrarse desnudos o por el contrario, exhibicionismo.
  • Tendencia a la negatividad, trastornos afectivos, depresión.
  • Conductas regresivas: se orinan en la cama, se chupan el dedo, duermen encogidos. Muestran signos de la infancia siendo adultos.
  • Tendencia al secretismo.
  • Conocimientos sexuales inadecuados en la infancia
  • Intentos de suicidio.
  • Personalidad sumisa. Deja que abusen de él nuevamente.


Posiblemente en la edad adulta estos niños/niñas serán así (y más aun si no han sido tratados, como ocurre casi siempre):
Sus personalidades nunca tendrán un término medio. Lo más seguro es que victimicen a otros, o, lo más frecuente serán nuevamente víctimas de malos tratos, violencia de género etc. Tenderán a escoger parejas conflictivas, si es que lo hacen. La mayoría de éstos niños/niñas acabarán prostituyéndose o por el contrario, refugiados en instituciones religiosas. Sus comportamientos siempre oscilarán entre la bondad y sumisión absolutas y entre la agresividad severa y el conflicto con los otros. Normalmente, los estados oscilan constantemente. Siendo esas personas a veces muy sexualizadas y otras repugnando in extremis las conductas sexuales. Los que los tratan, a menudo tienen la sensación de encontrarse con una persona impredecible, oscilante, con múltiples personalidades. Tienen a la depresión y muchos de ellos se suicidan antes de llegar a los 40 años de edad. Insisto que la señal más frecuente y visible es que esas víctimas dividen su personalidad, inventan otras personalidades y hablan de sí mismos en segunda o tercera persona. Muchas veces buscan profesiones para canalizar su frecuente agresividad. Son manipulables y frágiles, tienden a disculpar a los demás y en otras ocasiones agreden a los otros, ante todo verbalmente.



Aquí os dejo dos enlaces sobre el tema, pero podéis buscar más información al respecto poniendo en un buscador de internet las palabras “Síntomas y secuelas en niños con abuso sexual por familiares”.
El listado de los síntomas que yo nombro, en éste caso no es de internet.
Hay que para con esto. En nuestra sociedad esto es un tabú. Hay enfermos a nuestro alrededor que ni imaginamos de lo que son capaces. Pero lo peor de todo es cuando "el enfermo" el agresor además de abusar del niño luego lo mima y cuida. El niño será incapaz de desarollar odio por él, con lo cual lo disculpará y se autoculpará de todo. Jamás será entonces una persona normal.

C.Bürk

Carta a X III

Furtivamente adorado X:

De llegar a tu alma mis cartas, (cosa que no puodré afirmar jamás; ya que todo lo he supuesto mediante una sencilla ecuación de lógicas) te preguntarás porqué me tomo la molestia de escribirte con estas palabras, metáfora en su mayoría. Buscarás los motivos de mí actitud al redactarte así. Se lo preguntarás a tu lógica y ésta no sabrá contestarte. Y es cierto: no hay motivo alguno por el cual dedicar a ti mis líneas (¿acaso divisorias, frontera entre tu reino y el mío?), mí tiempo, mis temblores y con ello ponerme en sumo peligro..  

Todo es tan sólo obra de la emoción. Fina y cristalina, sin expectativa; (¡con el corazón en blanco estoy!), sin otro interés que la posibilidad de mirarte de frente a través de los vocablos. No sin tristeza, resumo entre éstas líneas minutos de congoja; de saber y aceptar el requerimiento del tiempo por permanecer anónima de alma para el amor, ¡para MI amor!
Acepto y aguardo sin reproches ni exigencias, la NADA a cambio…pues también sé, que tal no es el camino dictado por la sabiduría.

Quizás sea éste mí único recurso de proponer un encuentro: escribiéndote y esperando una contestación tuya. Y crear así una tierra de nadie, que a ninguno pertenece; puerto neutral dónde anclar mí fantasía.
Si yo fuera otra y tú otro, pienso; yo te miraría a los ojos de la única forma que quisiera mirarte, que en mucho llamas la atención de mí ser más profundo; sin embargo la realidad es un plomo, dónde no puede ser prenda mi corazón de tan preciada imagen: pues no dejas de ser ilusión sin sustento, y no me corresponde en esa realidad de mercurio inventar figuraciones donde no hay ni habrá jamás seña segura de recíproco interés, el cual por nada del mundo me es dado averiguar, por prudencia y respeto a ti y para mí. Así va la sensatez marcando el segundero.

Empero, mí alma recibe sus impresiones del entorno, pero es, sobre todo, el dialecto interno quien me dicta la sentencia respecto de lo que ha de ser juzgado en prudencia o en fantasía. Y es bien cierto que arduo, y en mayoría infructífero, desear a capricho controlar los fenómenos de la realidad y aun aquellos que atañen al artificio del ser humano. No es dado a una mortal simple e ignorante, como yo, augurar las certezas, y no debiera, pues, ser de mi tormento el acontecimiento ni su resultado; apenas me es dado, con mucho esfuerzo de concentración, vivir en plenitud la experiencia del instante, guardar las energías de luminosidad blanca para atravesar la noche oscura de todas mis tristezas…

Continúo siendo la niña triste que un día fui, que crecida bajo los crueles dictados de las circunstancias, soñaba con lo mágico..
A día de hoy, aún soy esa chiquilla que en ti imagina encontrar reposo para sus interminables inquietudes. ¡Tantas, las ganas mías por desahuciar a las sombras, van y vienen los días y las noches y es cama de silencio el tiempo; ya no lloro, hace muchos años que no, como tampoco repinto mis carcajadas, pues en animal de escenarios me han convertido y es el público quien confirma a vergonzosa la tristeza, la farándula de las apariencias: por hoy: mi sonrisa es leve pero íntegra.

Algo habré de cosechar bajo la benevolencia de mí ímpetu de soñadora; es todo cuanto me queda... Y, siendo honestos: ¿No será mí espíritu, frágil como un cristal, salvaje y fuerte como ninguno otro, quien me pone en las situaciones de ensueño? ¿Y no será cierto que tú, adorado X, también en alguna ocasión hayas desdeñado la jaula y la prisión de las formas comunes? Acepta mis cartas, desentrañalas cual ejercicio; nada pierdes, nada ganas. Eso todo será cosa mía...

Con todo mí amor para ti:

C. 
(P.D.: Casi estaba por nombrarme, pero no es posible, me retracto: es paciencia de gota la que cincela a las rocas para crear piezas de maravilla.)

jueves, 14 de octubre de 2010

Presentación de la novela “Taradas” (Ediciones Carena) de Viviana Fernández

Lo primero que me llamó la atención al abrir el libro y al comenzar a leer las primeras páginas del mismo es el impecable talento literario de su autora. Viviana Fernández escribe con sutileza, posee un estilo impecable, una astucia sorprendente al combinar palabras e inventar un ingenio que llama la atención. Viviana trata a la realidad desde una perspectiva inédita: detrás de cada persona, una posibilidad, un alumbramiento o drama. Personajes de carne y hueso, reales, transgresores. Personajes como otros, que se meten en problemas a causa de la eterna traba al no sabernos comunicar con los otros.

La cruda odisea que presentan, queda difuminada por las ironías y los toques de humor. Los textos de la autora están repletos de aciertos expresivos. Sus locuciones son ágiles, diría que económicas y directas pero no endebles; son precisas. Los diálogos fluyen con presteza, los personajes hablan como seres reales y no como seres novelescos. La sátira es un arma que Viviana esgrime de forma magistral, así como la vocación impactante de la historia, que sitúa en un escenario estándar urbano a unas mujeres imperfectas como tantas otras: mártires de sus circunstancias a las que el lector podrá poner seguramente nombres y apellidos, longitud y latitud desde su propia realidad observada.

Entrevista traducida del alemán al castellano. Realizada a través de la prensa alemana y publicada en dos periódicos locales.

El simpático dialecto de “Baden” nunca se pierde

Aldeana de Mösbach publica novela/ escritora que vive ahora en España

Achern-Mösbach. Cunit / Tarragona, España. Si nombramos al arcángel Miguel, a una chica maltratada conjuntamente con ciertas “apariciones misteriosas” en una sola sentencia y relacionamos todo esto a la vez con la localidad Mösbach, perteneciente a Achern, entonces nos sentiremos “españoles”.

martes, 12 de octubre de 2010

Entrevista a Claudia Bürk por los diarios alemanes "Acher Rench Zeitung" y el "Acher und Bühler Bote".

Entrevista a Claudia por el periódico alemán Acher und Bühler Bote

Haz click sobre la imagén para ampliarla
La misma entrevista fue publicada por el periódico, también aleman Acher Rench Zeitung, en su edición digital.

Este es el texto original en Alemán. Puedes leer la traducción al castellano desde AQUI

Otra carta a X.

Amado X.:

Hoy necesitaba desesperadamente salir de Ávalon e ir a tu encuentro. Sin embargo también allí estás conmigo, porque el tiempo en Ávalon siempre está detenido y cansado. Todas las existencias se unen en ese lugar. Y tú, permaneces siendo y serás “uno” con mi destino. Ávalon es un mundo de letras, en él sobrevuelo y me poso acrobáticamente sobre palabras intencionadamente descolocadas, para amarte a la deriva, ahora que me has dado tú permiso para hacerlo desde la distancia. Esto que hago con los dedos, no es escribir, es encontrarte.

No es vida

No es vida

No es vida, vida que arde entre dolores,
que taladra en carnes supurantes
que menguándose sobre las heridas
de un recuerdo, de ayeres perdidos,
escapa en cruel desasosiego,
errante rumbo a la muerte.

¡Sobre alas de un tormento,
no hay tregua, ni calma, ni templanza!

Ante los ojos ciegos del mundo
me desvisto,
saludando desnuda a la muerte.

Porque no hay esperanza,
si esperanza es el duelo
por mirar la vida de frente,
mientras de ausencias me voy desangrando,
sin hallar en el alma consuelo.

No es amor, amor que no camina
pegado a un cuento,
ni en arras de una quimera
cancele las razones.
No es amor, ¡no puede serlo!,
Si desde la lógica de los corazones
no implora al cerebro.


No es vida, vida, ni amor es amor,
si esperanzas no hay
por las sendas de todo sueño;
si consumida de desvelo,
el pasado me persigue,
si la agonía como espina
se ha clavado en el pecho,
riguroso de luceros, latente por un recuerdo.
Si en vez de arrancarla,
más del mundo me distancio,
si cierro los ojos y sueño
¡más cerca la encuentro!

Si el destino cancela mis anhelos,
robó mis anclajes caídos en el tiempo,
si sentir ya no deseo y sin embargo siento,
el roce perdido, pequeñas ilusiones devastadas,
el rumbo pungente de mi mala suerte:

¡Oh comprended que la vida, vida no es
en solapas de la muerte!
 

sábado, 9 de octubre de 2010

Relatividad vital

¿Quién me trató de ocultar
que por el camino de la vida
era lastimoso caminar?
¿Que éste tenía mil mentiras de leguas,
otros mil embustes,
de largo recorrido,
que mi corazón trató de esquivar?
¿Quién olvidó contarme
que la ilusión por ser querida
fuera torpe quimera;
el amor,
mentira en ascuas
de algún oficioso diablo
que habilidoso supo acobardarme?
¿Quién no me dijo
que los sueños aventarían la ceniza,
y marchitos dolores, pretéritos ocasos
de los años en mis sienes;
que mis ilusiones serían el crucifijo
alzado ante mis pasos?
¿Quién calló
las esquinas verticales,
rosas carcomidas por los zarzales,
la zarza y la espina,
el dolor y la mentira,
que la vida conlleva,
que trae el respirar consigo,
que todo nos alcanza,
cuando la honesta verdad ya hiela,
cuando muere la esperanza?
¡Ay!, cuántas son las veces que he salido
para ver si ya en alto,
la vida asomaba mansa, cálida,
como tal vez un sol apaciguado.
¡Ay!, si mi alma aún en crisálida,
corazón aún sin hiel, joven y tempranero,
luego fue presa del tiempo,
que hirió el arquero amor,
torvo, bandolero, tramposo hechicero!
¡Ay!, que sólo el dolor juró ser mi maestro,
quiso destaparme, quiso enseñarme
lo que la vida sería
y así me habló:
“que tu vivir será el tiempo
con que hilarás todas tus dudas y desazones,
el camino sin vuelta de nebulosa suposición,
el turbio andar en mi ignorancia, a obscuras.
¿Y tú?
¡Esclava de tus temores, prisionera en tu propio corazón!”

Sólo soy

Soy lo que nadie descubre,
lo que todos esconden,
lo que otros ocultan,
lo que nadie deja ver,
soy el desencanto,
el lamento,
el grito y el reclamo.
Soy lo que nadie quiere ver,
a quién no se solicita,
quién esquivar,
quién evitar,
el otro lado de un espejo.
Espectro de la luz que habitó,
una mirada ciega que quedó,
un corazón en llamas que se fue,
calidez sustituida por el hielo,
amor por la humanidad
que muere de frío.
Caos que me quiebra,
epitafio lapidado grabado en el alma,
que de noche ha llegado para tomarme,
puro amor que muere sepultado
entre la indiferencia y ceguera ajena.

– Don't be afraid....
Another kind of feelings... solitude and the wish of die... –

In absentia

Arraigo un oasis,
de letras que no mueren,
de palabras que pronunciarse no quieren,
de ideas que sucumben.
Acarreo un desierto:
grafía y balbuceos,
de intentos y gotas de tinta
que mueren sobre la hoja.
Arrastro esa cruz,
que pesa sobre las letras
que me ocultan los indicios.
Como el faro ante un naufragio,
iluminan mis ojos
lo que el alma toca y calla,
lo que en mis adentros custodio y encadeno,
lo que mis manos enmudecen.

No pudo ser “ella”

Pudo ser paloma,
pudo ser un lirio:
sólo fue una sombra
y de Dios: ¡delirio!
Es alma que yació sobre los altares,
del vasallo Dios que la pensó;
alma que luchó contra los valladares,
¡Y Dios que la abandonó!
Corazón que se desnudó en un verso cualquiera,
como brisa erró agitado:
¡con tan sólo otra alma que se dividiera,
dominaría ese corazón tan apenado!
Alma; que aunque se halló en primavera,
acogió al invierno sin demora.
¡Y sobre una helada pradera
ninguna flor aflora!
Corazón que se debate
ahora, entre penas y dolores:
¡clamando apagada y mate
el colorido de las flores!
¡Ni liba la mariposa,
ni paladea la abeja
los pétalos de su rosa,
la amarga miel que deja!
Y ha de morir entre fragancias impuestas,
mientras alguien despreció su huella.
Y ha de vivir, negando su entrega y su respuesta,
inconciliable con Dios y con ella.

Carta a R.

Cuando la luz se apaga, el alma viaja a una ciudad desconocida, en la que cada sonido puede convertirse en palabras mudas, susurros inexistentes y gritos sin voz. Los colores brillan menos y al despertar la luz parece haberse evaporado, hasta que una lágrima cae del ojo y se va deslizando. Es como un pequeño manantial que fluye hasta perderse por los senderos de un suave rostro. Es el mío, al estar alejado del tuyo, que no soporta ni la fina presión de una suave brisa si no estás cerca de mí. Con cada parpadeo tuyo, un mundo nuevo se abre a mis pies. La obscuridad que se ciñe a mí cuando no sueño contigo, no halla consuelo en ningún rincón del mundo. En ella me derrito, esperando ser reconstruida con la pureza y fortaleza de tu cercanía. Recuerdo cada rasgo de tu cara, cada gesto, cada mirada, cada exhalación por ti realizada; cada suspiro, cada sonrisa y cada palabra entonada.

Si el universo tiene sus constelaciones, sus mapas, sus estrellas y cometas, yo te tengo a ti: mi fuente de energía para mantenerme en pie, mi razón para vivir y alegrarme, mi único rey y señor con el que desearía compartir mi existencia. Te guiaría hasta los mismísimos confines del mundo y, asombrado, verías que ni siquiera allí se acabarían nuestras vidas. Junto a ti, sería capaz de construir parajes nuevos con los que jamás hayas soñado, pues tú eres la inspiración personificada, el creador de mis sueños, la etérea esperanza de mi bienestar presente y futuro.

Por fin he conocido un amago realmente importante de mi destino, no importa derramar lágrimas si no se trata de una derrota...

Amándote a cada segundo, con cada respiración, te idolatra:

C.

Carta a X


Mis jornadas y mis noches no paran de llenarse con tus imágenes, voces y perfiles. Tu existencia es puro fuego para mi alma; y también en mi alma y corazón habitan las llamas. ¿Acaso comprendes lo que significa quemarse, arder en un inmenso brasero, con la seguridad de que ese incendio está transformando en cenizas cuanto existe de ruin en mi vida, dejándome en el alma sólo las verdaderas esencias?¡Oh, no existe cosa más bendita que ese fuego que tú has incendiado!Ardo, me quemo, entre brasas subsisto...y tú en la imposible distancia.No importa: sólo las cosas GRANDES pueden contemplarse como es debido a lo lejos….

El purgatorio del olvido (Relato de Claudia Bürk, escrito en el pasado...)

El purgatorio del olvido

Cuando la espera es dilación espantosa en el tiempo, cuando cualquier rumbo es ficción en el aire que se convierte en un purgatorio lleno de dudas, más imperiosa se vuelve la necesidad de ensordecer la memoria.

Más despótica aún la trama oscura, su perturbada evocación disfrazada de albur mezclando fechas y escarmientos, reteniéndolas en el aire con la insistencia del infierno, que ni el perfil de un paraíso lejano, ni la de un Dios amparador logran atenuar.

Miro el calendario, y tan sólo han transcurrido cinco semanas desde la misma operación.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Entrevista al escritor, ensayista y poeta, José Luis Giménez por Claudia Bürk.

José Luis Giménez Rodríguez, nació en Barcelona un  tres de Octubre de 1955. Diplomado en empresariales. Escritor, ensayista y poeta. Colaborador ocasional en prensa, radio y televisión. Miembro de ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña. Miembro de CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos). Miembro de REMES (Red Mundial de Escritores en Español).
Buscador incansable del sentido existencial, historiador y de extraordinarias cualidades humanas, José Luis Giménez es autor de los siguientes libros:

"El legado de María Magdalena" Edic. Amares.com -  2005.
"El manuscrito de Adán" Edic. Amares.com – 2006.
“El triunfo de María Magdalena – Jaque mate a la Inquisición” Corona Borealis - 2007
La Sangre del Inmortal” – PNL Books Ediciones – 2010
“El Legado de María Magdalena 3ª edición color” – PNL Books Ediciones - 2010

En 1.993 viajó a Egipto, descubriendo la magia y el esoterismo del país del Nilo.
Ese viaje tan fascinante, le lleva a adentrarse en el campo de las experiencias extrasensoriales. Como consecuencia de todo ello, emprende una nueva etapa en su vida, dedicada a la investigación de lo desconocido. Esto le introduce en el estudio de los enigmas históricos, y cuyo trabajo se ve plasmado en sus primeras obras.

Creador de la web http://www.extrasensorial.com/ y del foro:

PREMIOS - RECONOCIMIENTOS - OTROS

- 3er Premio de poesía "Gioconda Belli" 2008 en la categoría de Amor - otorgado por La Casa de los Poetas, al poema: "Testamento de un amor moribundo"

- Premio "Brillante Weblog 2008".
El blog del "Club de la Escritura" otorga el reconocimiento “Brillante Weblog 2008” a los siguientes (en orden alfabético por el nombre del autor):
Para este reconocimiento se tuvieron en cuenta el diseño, la calidad del contenido, la temática, el estilo y el objetivo del blog.
- Medalla de oro al profesional destacado - Ediciona 2009

El correo del autor es el siguiente:


Diez preguntas a Daniel Estulin por Claudia Bürk.

Diez preguntas a Daniel Estulin
acerca de su nueva novela “Conspiración Octopus”
por Claudia Bürk


El polémico autor del best-seller  “La verdadera historia del Club Bilderberg”, Daniel Estulin ha escrito ahora su primera novela, la cual está siendo  un auténtico bombazo, convirtiéndose en el libro más vendido del momento.

Entrevista a Sergio Parra por Claudia Bürk

Entrevista a Sergio Parra
(Escritor, filósofo y divulgador científico)
Por Claudia Bürk

Sergio Parra Castillo, nacido en Barcelona, año 1978, ha estudiado Derecho y Filosofía, aunque la literatura acabó por engancharlo, como afirma. Actualmente redactor en diversos medios digitales, como como Papel en Blanco, Genciencia y Fantasymundo, así como lector para la Editorial Planeta.

Co
mo autor,
publicado las novelas La granja de Dios, Frío, Bitis TM, Jitanjáfora, La moleskine, Tanatomanía y Venus decapitada. También publicó por entregas la primera novela podcast en español Las gafas de Platón y ha sido el encargado de escribir el capítulo fundacional de la primera novela colaborativa inspirada en un videojuego: Yo, dragón.

En breve aparecerá la segunda entrega de Jitanjáfora, la novela de fantasía laica que resultó finalista de los Premios Ignotuos de la AEFCF y los Xatafi-Cyberdark: Jitanjáfora: Desencanto.

De sus galardones, destacan la mención del premio UPC de Novela Corta por What hath God wrought, el XIV Certamen de Literatura Ategua por Frío o el V Certamen Nacional de Narrativa Caja Castilla La Mancha por La moleskine, en el que también resultó finalista al año siguiente con Los vértices geodésicos.
Como divulgador científico, ha publicado en revistas como Quo, ha colaborado en diversos programas de radio, y ha participado en la investigación y documentación de los grandes innovadores latinoamericanos del pasado para un ambicioso proyecto de Pagés BDDO, en colaboración con medios como CNN Chile, Grupo Clarín en Argentina y Televisa en México: Innovadores de América.
Él se ha definido a si mismo así:Un juntaletras con ínfulas, corredor de fondo de la espiral con el cachondeo del que sube a la montaña rusa, cultivador de mi memesfera con la dedicación de un horticultor, enarbolo el ego pero censuro al Narciso, aplaudo la frivolidad pero condeno la superficialidad. Contradictorio, científico, hiperestésico, idiota en el sentido ateniense de la palabra, aún sigo buscando la ballena blanca a sabiendas de que no existe.”

viernes, 1 de octubre de 2010

Entrevista a Claudia Búrk por la web "Anika entre Libros"

Aunque Claudia Bürk nace en Valladolid por cumplir un deseo de su madre, marcha enseguida a Alemania con sus padres (su padre, Franz, es alemán y su madre es vallisoletana) cuando es tan sólo un bebé de tres meses de edad. Allí completa su formación académica aunque de vez en cuando realiza fugaces viajes a España hasta que decide abandonar la Universidad de Comercio e instalarse definitivamente en su país de origen, en contra del deseo de sus padres y sin saber hablar el castellano. Su idea es viajar a algún país del tercer mundo para ejercer labores de misionera por lo que ingresa en las monjas Clarisas con idea de jurar sus votos como religiosa, pero abandona la Orden seis meses después. Ha ejercido además diversas profesiones: azafata de feria, promotora de un periódico sensacionalista, dependienta en un mercado de alimentos, secretaria ejecutiva en el sector de ventas químico, así como en una multinacional suiza durante siete años. Realiza además estudios de esthéticienne y peluquería, retomando también sus estudios de marketing y empresariales. Alterna cada una de estas actividades con labores de voluntariado en geriátricos y en centro psiquiátricos, impartiendo además clases de alemán e inglés o realizando traducciones de libros. Actualmente trabaja para una empresa de seguridad privada.

Entrevista a Claudia Bürk por la web La Biblioteca Imaginaria

Título: Desde el penúltimo rincón de mi espejo
Autora: Claudia Bürk
Editorial: Autodedición
Págs: 168
Precio: 12 €

Viernes por la tarde, cerca del mar. Conversamos con Claudia Bürk acerca del libro Desde el penúltimo rincón de mi espejo.

El libro está dedicado a Franz Bürk, padre de la autora, y a Javier Sierra. Está dividido en 3 partes: la primera, compuesta de epístolas y relatos; la segunda, de poemas; y la tercera, de reflexiones. Desde el penúltimo rincón de mi espejo es una sabia aportación personal al crecimiento construido sobre el amor, frente a la muerte, con la esperanza que la imagen nos lleve más allá del reflejo a descubrir quienes somos, la luz que nos alumbra.