martes, 10 de junio de 2014

Acerca del libre pensamiento y el amor



Acerca del libre pensamiento y el amor

Lejos de todas las imposiciones, como lo llegan a ser las religiones, las filosofías, la política y las enseñanzas varias, hago un llamamiento a la libertad de cada individuo. Este pequeño escrito es una invitación personal a cada uno/a a descubrirse en el mundo y descubrir la realidad a partir del libre pensamiento.

La Verdad es una tierra sin caminos. No es aplicable desde las religiones ni sectas. En éste mundo no nos enseñan a pensar, nos enseñan a estar oprimidos por las ideas e imposiciones de otros, lamentablemente. Quisiera en estas líneas mover a los demás a asumir el especial estado de alerta que postula en cada uno de nosotros. Para hallar respuestas vitales, la mente debe abrirse, tendremos que abrirnos al mundo exterior e interior sin ideas preconcebidas.

La respuesta a nuestras preguntas no es una voz divina aplicable, sino una respuesta singular que parte del depósito de los propios deseos. Cuando comparamos, juzgamos o condenamos no nos estamos abriendo a la verdad. De ese modo jamás nos liberaremos de la tiranía de los símbolos arquetípicos, del pasado impuesto. No sirven tampoco la introspección conducida, ni bajo normas tradicionales y caducas. La aventura de emprender la liberación profunda de nosotros mismos como seres libres, parte de que veamos la realidad y el mundo como tales.
A medida que la comprensión entra en nuestros sentidos, fluirá el amor real por todas las cosas y realidades, tal y como son no como nos han querido hacer ver que son. La autocomprensión nos llevará a la serena comprensión de las cosas. En ese descubrimiento personal lo más importante es hallar al amor no como algo personal ni impersonal. El amor es amor, no es exclusivo sino eterno en su eternidad, supremo e inconmensurable. Cuando logremos que nuestra aura destelle libre de nuestro ego, por el camino del amor hacía la comprensión completa, estaremos en perfecta condición de SABER y COMPRENDER la realidad tal y como es.

Por ello la dependencia con ciertas religiones o supuestas sapiencias, sólo traerán dependencia. El amor es la respuesta a toda sabiduría, de ahí que el amor llegue para recordarnos lo que el saber nos hizo olvidar. Amar la realidad, los misterios, la vida y la realidad tal como se nos presente, en el propio misterio de las cosas, es empezar a comprender. Por tanto, una vida bien vivida no se convierte en tal a través del cumplimiento de una moral, sino en ausencia de envidia, poder y avaricia. Pero liberarse de eso no es un ejercicio de voluntad sino consciencia de ello a través del progresivo autoconocimiento y aceptación de uno mismo. Si deseamos ser buenos, la bondad no fluirá.

Si cultivas humildad, ésta se estanca. Las cosas surgen al dejar abiertas las ventanas de ti mismo y la brisa libre entre para hacerte consciente de tus deseos, tus miedos, tus placeres y de tus sombras. Y con todo ello ames también los miedos, los deseos y las sombras de los otros. Entonces te volverás extraordinariamente tranquilo. Por ello, las imposiciones e ideas, religiones y sectas, ideas políticas y sapiencias están tocadas por cantos y por templos, por iglesias y muros, por voces y manos y jamás por aquello que descubrimos observando nosotros mismos.
Por ello: volved al propio corazón y mirad hacía dentro que todo está en vosotros. Pensad y comprended, amad y aceptad en libertad de ser quienes sois. Porque de existir un Dios, éste nos ha creado a todos para que seamos sus recolectores de experiencias en las creaciones, para que seamos sus ojos, bocas narices, manos y brazos; cada uno desde la singularidad que le permite recoger las informaciones en esa singularidad.

(Sub umbra floreo: c.bürk) Pensamientos de hoy, 10 de Junio de las 17:00h

martes, 3 de junio de 2014

Prólogo Libro Relatos Fran Chaparro “Historias en la niebla”



Prólogo Libro Relatos Fran Chaparro “Historias en la niebla”

A todos nos atrae el terror. Una inquietud insana por el pavor que  trepante se nos mete en las venas. Esta obra queda definida como un libro de relatos de terror, sin embargo “Historias en la niebla” es mucho más. Es una obra literaria extraordinaria que sirve como reflejo de las reacciones propias ante lo que desconcierta. La mirada de Fran Chaparro abarca con su estilo narrativo portentoso todo el morbo que dan las sensaciones medrosas. Como si un puñal nos recorriera la piel y nos nublara los sentidos. El terror está ahí. El cuerpo emana señales. Unos pasos más y saldremos de dudas. ¡Hay que seguir leyendo!

El libro nos obliga a mirar a las brumas, buscar entre la niebla, al tanteo ese espacio fangoso que siempre ha estado ahí,  aun que no queramos admitirlo, dónde se ocultan y se larvan los delitos, la psicosis, aquello que escapa de la comprensión lógica. El lector avanzará en la lectura, a tientas, dispuesto a asumir ese selecto y sombrío sótano en nuestro inconsciente que teme pero pide seguir excitándonos con el estado de terror hasta que el puñal nos atraviese como una revelación. Crear esa sazón y enganche hilando palabras, está al alcance de muy pocos escritores. 
Fran Chaparro hila tan fino o más como ya lo hicieron  Lovecraft, Poe, Matheson y Stehpen King. La niebla nos susurra una historia tras otra. Olfateamos el hedor a muerte. Algo está ahí. Podemos tocarlo. Los pulmones se comprimen pero hay que seguir respirando.

El estilo de la obra destaca por su lenguaje directo, porque nos despierta en los lectores un inusitado placer de masoquismo. En un tono obsesivo atrapa al lector desde la primera línea envolviéndolo en esas nieblas de las que todos tratamos de huir. Las barreras mentales del lector se desplazan. Quedamos expuestos. Mediante elipsis y alusiones el autor nos atrapa como la mosca en la telaraña de la bestia. Todo está brumoso. Las propias pesadillas afloran. El terror ha comenzado a fibrilar en los recovecos de nuestra alma. Cae el puñal con el que el autor nos aplasta. Ya no hay marcha atrás.

Los viejos aficionados al género del terror son escépticos ante las novedades literarias. Sin embargo, encontrarán en éste libro ninguna desilusión, porque de verdad habrán descubierto a un autor intenso que les hará sentir y vibrar. Así espero que pronto todos descubran a “Historias en la niebla” y a su autor, para vivir sus desasosegantes terrores. He intentado encontrar las palabras adecuadas para describir mi sorpresa y placer al leer este libro y hago un resumen:
“filosofía obscura” “terror psicológico” “Fantasía fosca” “visceralidad” “locura” “muerte”.

Sentiréis, acabando el libro con el rostro congelado y los ojos abiertos como lunas, como no habéis sentido. Seguro.

Claudia Bürk