martes, 25 de septiembre de 2012

(Auto)biografía





Autobiografía  de Claudia Bürk


No recuerdo exactamente el momento en el que me planteé ser escritora. Quizás nunca fue así. Las cosas surgen según las planea el destino para nosotros. Poco podemos hacer para cambiar eso. Es difícil relatar mi vida literaria. Podríamos decir que como pez en el agua, necesité desde siempre de las letras, ligadas, eso sí, a las pequeñas cosas grandes, y detestando vanidades. La causa; un profundo anhelo por expresar lo que siempre escapa de los diálogos. Escribo casi siempre fuera de la norma, derrochándome porque sí, sin miramiento, ni metas, ni ambiciones. Es una especie de trance sin más. 

Las biografías de muchos autores, muchas veces se ven ahogadas por la enormidad de sus labores, homenajes y menciones obtenidas. A mí me resulta difícil hablar de esa manera de mí, precisamente porque es mucho más interesante hablar de los otros y del mundo que de una misma, difícil por la cercanía que tengo con los otros y la lejanía conmigo misma, que aun dando todo de sí, contándolo todo con pelos y señales, cubre mejor que nadie sus secretos.

Soy, tengo que serlo y tenía que serlo a la fuerza, una escritora irregular. Comparada con el resto de escritores, regularmente irregular. También vivo, no siempre escribo. Y a veces, eso se invierte. Soy alguien que sobrevive mejor a su tiempo elogiando el pasado -porque lo abrazo, lo beso y lo amo de un modo muy particular-. Escribo cosas pasadas de moda en un mundo moderno que a eso lo llama “retro” o “vintage” con también definiciones modernas. Una intenta entender la realidad que está más alejada o que quedó atrás en el tiempo, o no descubierta en las almas, descifrarla, ponerle un lenguaje, y si es posible transmitirlo entonces. De ese modo, me gusta aportar un poco de comprensión o dar algunas respuestas a posibles lectores interesados por conocer cómo se vive en circunstancias adversas a uno mismo. Fue inevitable que yo abriese el cofre de ciertas vidas ajenas a mí, para sacar de él todo lo que me resultara provechoso y construir historias. Letras que en un contexto determinado, siempre  incluyen el talante nostálgico, combinan la narración con elementos costumbristas o expresiones personales, que de otro modo no serían permisivas. De ahí a que todos mis trabajos sean meramente circunstanciales, nacen porque deben.

El convencimiento acerca de una obra, la ilusión por el propio talento, es enemiga de la escritura. Escribir la vida íntima del mundo y de los otros, es también buscar ese lenguaje de la intimidad de los otros –mucho mejor alejado de uno mismo- esa trascendencia escondida en diálogos oídos en la tienda de la esquina, o en conversaciones con la gente corriente de cualquier lugar.
El exceso de talento no existe,  nunca se acumula. Todo fluye como el tiempo, como lo hacen también nuestras existencias semideshechas, nunca del todo terminadas. Siempre buscadoras de un sentido más profundo de lo evidente…



Una es una presente de la picaresca en el mundo. Asisto como simple espectadora de los aspectos más desagradables de la realidad, de la hipocresía, de lo noble o de lo más prosaico. Con la naturalidad cotidiana a la que hacemos el vacío, trato de  describir algunos de los aspectos más
corrientes del mundo, cosas a las que nunca idealizaríamos…

Desde bien pequeña tenía el convencimiento de que debía servir al mundo, y no ese a mí. De ahí a que a los diecisiete años, dejando mi Alemania natal y sin saber a penas cuatro frases en el idioma castellano -en el que ahora escribo todas mis obras- me vine a Castilla con el fin de ordenarme religiosa. Como mencioné anteriormente, la vida acaba encargándose de llevarte de la mano y mis planes dieron un nuevo giro, acabando en Barcelona y dedicándome al marketing y a las traducciones. Hasta ahí seguía escribiendo mis relatos en alemán. Fue alrededor de 2005 y tras la pronta muerte de mi padre, y afectándome esta en lo más hondo, que mi escritura viró a la expresión castellana. Y ya no pude parar. Nacieron un sinfín de relatos y poemas, ensayos y artículos que me atreví a publicar por internet, usando diversos portales literarios, como lo fueron yoescribo o tusrelatos. Ahí obtuve, para mi propia sorpresa, muchos comentarios positivos y algunos relatos fueron premiados o elegidos relatos del mes o de la semana. Una buena amiga, Begoña Bolaños, se encargaría además -sin yo saberlo- de enviar mis obras a certámenes literarios. Qué grande fue mi sorpresa cuando mi amiga me comentó su hazaña y que hubo ya varios premios positivos obtenidos, finalistas y ganadores. De ahí a que, así lo veo, es ella la responsable de éstas cosechas. Yo poco más hice que escribir para mí. Soy perezosa para según qué cosas y odio competir. Si, lo que más detesto es competir o tener que demostrar valías. Pues todos somos iguales. Cada uno a su manera.

Todo ocurrió alrededor de la misma fecha. Así que, sin esa amiga, ahora no podría enumerar aquello. Y para hacerlo, que sé que debo, mejor dejo aquí lo que ella misma escribió sobre mí en mi blog:
“Hablar de Claudia es hablar de una persona auténticamente apasionada. Es amante del simbolismo, de lo sincrónico y su búsqueda principal es el profundo misterio vital. Miradora de lo oblicuo, siempre le busca nuevos enfoques a la realidad. Claudia no tiene término medio, pues siente con una intensidad abrumadora, y esa manera de ver la vida la transmite a sus trabajos literarios.


Autora de numerosos relatos cortos, siendo algunos distinguidos en diversos certámenes literarios(15 Concurso "Cartas de Amor", Premio Ganador, Ayuntamiento de Valdepeñas 2008, Tanatología Concurso Poesía 2007, Premio Ganador, Concurso de Poesía "Cartas de Amor" Ayuntamiento Calafell/Tarragona 2008, Premio Finalista,Certamen Literario Internacional 2007 (Argentina) "Ficción en el Éter ” de Obras para Radioteatro, Concurso PABLO NERUDA de CARTAS DE AMOR‏, Premio Ganador 2008,Premio Finalista NH relatos 2007,II certamen Poético Prometeo‏ 2007, Premio Finalista, Página Narrador.es: Tres relatos seleccionados como relatos del mes durante 2008 y 2009, Página web tusrelatos.com, Escritora más prolífica año 2006 hasta la actualidad: puesto tercero, etc. )

Claudia así mismo ha colaborado como comentarista en diversas revistas digitales y publicaciones en papel. Entre ellas se destacan, "Extrañología", "Clave7", "El cuele (sector minero" etc. Es colaboradora en muchos programas de radio, como lo es "Camino de Misterio" en Radio Intereconomía, Radio Nacional de España, Radio Clave Siete (Santa Cruz de Tenerife), Les set LLunes (La Garriga, Barcelona)"El cercle enigmátic" (El Vendrell, Tarragona)etc. Ha sido ponente recientemente en un congreso: "Ciencia i Espíritu". “

A lo citado por ella, añado que escribí la novela “Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot”, publicada por la editorial “Grup Lobher” en 2008. Esa novela es un mero ajuste de cuentas con mi infancia. Una intrusión a los recuerdos. Y en el ejercicio de ese recuerdo, nació la protagonista, Jeanne Bardèot.  Desde ahí, me he comprometido a no escribir nunca más sobre mí misma. Es importante alejarse de uno mismo, para ser otros para los otros. Es un consejo que me dio un poeta mejicano y que nunca olvidé. En esa primera novela se le permite al lector que construya su propia novela a partir de los elementos previos que se le dan. Esto lleva a una paradoja porque la figura de ficción que narra una gran parte de la novela postula en la verdad, la ficción de la que me jacté en esa novela, en realidad es lo auténtico.

A la vez de esto, y pensando en un regalo estrictamente para la familia, escribí el libro de relatos y poemas “Desde el penúltimo rincón de mí espejo”. Menciono aquí que sin mi anterior agente literario, (al que no busqué sino me encontró él a mí) posiblemente nunca habría tomado la decisión de ser novelista. Fue este que quiso tal asunto de mí. Las cosas nunca han sido porque yo las buscara o encauzara. Insisto, que quizás sí dirigidas por algún invisible plan (como en todas las vidas) las cosas llegan a mí sin buscarlas. Así fue como escribí este mismo año, de un modo rápido y fluido a “Maldita Matilda” y nuevamente, por causas del destino (ahora las mencionaré), acabé en la agencia “Página Tres” tras jubilarse mi anterior agente.

El azar quiso que otro escritor viera un comentario mío acerca de una valoración que se me hizo para “Maldita Matilda”. Este, muy ofendido, me contestó al comentario con un “¿Cómo te atreves a hablar de tu novela en las páginas de las editoriales sin que eso lo haga un agente por ti? ¿Es que no tienes agente?”. Pensé que tenía razón. Así que esa misma tarde envié mi novela a dos agencias, de las cuales ambas contestaron, la primera fue Piluca Vega, de mi actual agencia. Haciendo caso a la intuición, me decidí por ella, a la vez que ella lo hizo por mí. El factor principal fue el talante humano que denoté entre sus líneas, su empatía y su comprensión; algo difícil de describir en palabras. Las cosas, como digo, se sienten. En Página Tres me siento plenamente acogida y el trato por parte de Piluca y Fernando es exquisito. Luego de estar con ellos, todo se fue desencadenando. A penas me lo explico.

Todo lo ocurrido me ha enseñado que no importa que decisiones tome, que las cosas se sucedan como deben. En todo caso, lo más importante de mi viaje por este mundo no aparece en las biografías o en las novelas que puedo escribir o escribiré, sucede en forma casi imperceptible en las cámaras secretas del alma. Espero que esta larga parrafada responda a las curiosidades. De haberlas.  Porque soy y querré seguir siendo alguien que es desconocida. Por motivos obvios de naturaleza propia. Cuando una se propone servir, todo lo que es reconocimiento no hace más que pesar sobre la espalda. Entiéndase

martes, 18 de septiembre de 2012

Carta primera, última y eterna a X. Sin tiempo. De los mundos toda.



La distancia no es cuanto ni tampoco cuando nos separemos, la distancia es si no volvemos…

Amado X,

¡Ojalá Usted dispense mi palabra escrita en su corazón!  ¿ Es pecado amar como lo hago? Estas líneas no son más que el impulso de mi sangre que le llama, que quiere hacerle llegar ésta otra confesión sin velos: soñé con no volver a tenerle cerca nunca más. ..Y ese sueño me hubo llevado más profundo que todos los sueños en los que Usted es el protagonista, más abajo en la profundidad del abismo: no al fondo del mar sino debajo del mar. Tengo miedo; temor a que cualquier día, -el menos pensado- no le vuelva a sentir. No depende de mí, OH, de verás, ¡créame! Que nada está en mis manos. Tal vez en las suyas, ..tal vez..

No conjeturo por tanto, cuál ha de ser mi penitencia.
Yo quiero estar cerca de Usted con mis pensamientos. Y para ello, perdóneme la paradoja, he de disfrazarme de otra. Por eso, por una vez aunque sea: aquí va mi resto entre estas palabras.


Es un gusto indecible mantener mí presencia tras los vocablos: ¡OH si pudieran ser de mí puño y letra! Entonces Usted se detendría sobre mí grafía, repararía en la caligrafía de mí letra: ya sabe, la grafología lo revela todo: los gráciles bucles de las jambas, las híbridas jotas extravagantes y onduladas, encaramándose precariamente sobre los óvalos cual foca de circo sobre una pelota de tenis. Sin duda, Usted vería  una letra muy extraña. No le parecería de la época; demasiado rimbombante, con las letras adornadas entre florituras, como intencionando convertirse en sonetos, odas, y obras de arte inspiradas en el amor.  

 Quisiera, si no fuera molestia, seguirle escribirle estas cartas, secretas  y a los ojos de todo este, mi mundo, pero bien secretas para el mundo que usted habita, si así caben, con todo respeto a su esencia, ciertamente; pues hoy estreno mi nueva condición, si bien temblo aún,(si me descubrieran correría yo graves riesgos) recién parida a través del tiempo y sabe Dios de cuántas ausencias....
Estas letras serán tan sólo un sencillo regocijo quienes empuña la palabra, para decirle cuanto le he soñado durante todas mí vidas sin hallárle por ninguna parte.

Dicen las quimeras del reino que habito, que la coincidencia supone coincidir; y que para ello es menester poner en voluntad las fuerzas de lo invisible. Pues bien, en unas epístolas como las mías que le alcanzarán si usted me lo permite, no es posible buscar razonamiento: es cuestión de fe la creencia, y nunca es mi afán convencer por terca a nadie, mucho menos a usted.

Sin embargo, me resulta pleno el azar de hallárme justo en el centro de mi mandato, por las cartas secretas que quisiera hacerle llegar, a través de las cuales he de purgar mi ánimo de la terrible tristeza que a tiempo me trajo a puerto; y en prenda de recuerdo pongo a usted la cita de la misiva primera que a favor de su comprensión he puesto .

El sentido de mi culpa es mi ausencia real en éstas líneas, tenerme que esconder en un mundo que no me reconoce,  pero sepa que mi amor es incoloro, disuelto tal vez e intangible, pero pesa; es mudo y está agazapado en un rincón en espera de que el tiempo lo nombre por su nombre. Amado señor X: vendo un pedazo de mi alma, contra marea y a riesgo de su ira, queriendo decir que le estimo aún en ausencia.

¡Tome estas letras en gratitud por su respiro, por su existir...!
La aurora da su nombre y es siempre reivindicación de la luz en medio de la tiniebla.
Esencia soy, perfumada en terciopelo y gasa de seda, traje de carnaval confeccionado a talla, hilado a ocasión del viento. Ya sabe, es para vos mi palabra tibia. Y no soy yo quien habla, es la voz de Isis en caligrafía por el lienzo blanco en médio de la noche. ¿Lo ve?: soy contradicción: materia imperfecta la grafía que le signa.

¿Qué desea que yo sea? ¿Quién quisiera que fuera? Así rezan mis sueños al Dios eterno: ¿Amiga, Poetisa, Hermana?: unidad de mí: ¿qué quiere que yo sea, qué quiere y por qué es mi cerebro un eco de su misma inclinación ? Sombra soy del Reino de las blancas Dualidades. Ser o no ser. Y basta un parpadeo para ingresar en los dominios de su reino. No soy. Sólo amo. No soy. Amo. Amo, luego: existo.

Usted no me intuye en su mundo lejano, ello es bien cierto, aunque usted hablase de la felicidad de las coincidencias y el vértigo de aquello que surge como una flama y nos llena cuerpo y mente, un día tras otro… Puedo decirle que soy ser de intensidades, que busco como animal hambriento los pretextos para sentir la fuerza del destino, correr entre mis sueños; pero quizá la naturaleza de nuestras pretensiones sea en mucho distinta.
¡OH ,si desde mis ojos le pudiera decir todo esto, hacerle saber cuánto es Usted para mí! Sin esconderme, sin disimulos..Sin embargo no es posible. Le rozo con mis ojos en los sueños, a penas unos instantes; ¡no vaya a leérmelos!                                 
Apenas un roce de su aliento me alcanza. Sus manos tan cerca y a mundos de distancia de mí corazón, ese que Usted no ve y posiblemente no verá jamás.

Redimido en el acto de absolverme de las sustancias tan deseadas y a las cuales tengo que resistir; ha sido breve el instante de su mirar descansando sobre el mío y breves las palabras; y sin embargo yo, agradezco a Dios los matices de su cercanía… Porque verdaderamente le digo, que le amo, que yo le amo en lo más profundo de mí ser.. Pero usted sabe que no me es posible una entrega, pues no está mi corazón en el  suyo, sino tierra adentro, en las profundidades oceánicas, en el caliginoso semidesierto de mi postura a mantener. Qué le vamos a hacer, venerado X, sino guardar respetuoso silencio. Eterno silencio y sentir que me estoy muriendo callada, muriendo de amor..

Yo no sé, nada sé si Usted recibe estas cartas en su mundo, ese mundo de los suyos, muy lejos del mundo de los "vivos", si son grave molestia, si todo es escrito al viento....¡Cuanto, OH cuanto desearía una respuesta suya! ¿Es eso posible?

 Hay sentimientos encontrados en mí, estimado X, pues es mucha la distancia que separa nuestros arrojos. Y no hablo sólo de los mundos que median entre nosotros. Usted comprenderá que no es sólo eso...

Es verdad, que el alma romántica espera siempre que el amor surja en gran algarabía de designios; que una sueña con el amor que desata los miedos e imbuye de valor para arrojarme sin más meditación que la fuerza que atrae hacia los brazos del amado… Pero yo no sé si esa que soy a veces, sería capaz de un acto tan divino como ese…

Un poco le he dicho de las razones por las cuales me hallo entre estas cartas: vaciar mi alma de anhelos vacuos, aprender que puedo vivir también en otra frecuencia, mas intensa, quizá, pero menos real y sin embargo duradera, aprender que mi soledad no es castigo sino bendición creativa.


Con el corazón pleno de vacío, de tristeza nebulosa ( la que me otorga la certeza de no alcanzarle jamás) , desde la noche canicular de mí mazmorra, su atenta servidora, de Usted y del mundo toda; de Usted ante todo, a quien amo en profundo silencio, suya de verdad:

Claudia para mi mundo, quién sabe quién para usted...
Ad Aeternum.

P.D. Y recuerde: El  amor más discreto deja por algún detalle escapar su secreto….

lunes, 17 de septiembre de 2012

Reseña para “Largo Recorrido” libro de relatos. Por Claudia Bürk



                                                                    Portada de la obra


Reseña para “Largo Recorrido” libro de relatos.
Por Claudia Bürk

Autora: Isabel Laso (Actriz, Directora de Teatro y escritora)
Año: 2011 (1ª Edición)
Editorial: Ciklos Editorial. Barcelona.
ISBN:978-1-4709-6368-2

                                                                         Isabel Laso

Los libros son seres con alma que deciden cuándo y cómo desean ser leídos. Un poco siempre he tenido esta sensación. Y ahora, tras haber devorado con avidez  al “Largo recorrido” de Isabel Laso, se confirma mi sospecha de que esto, en efecto,  sea así. A esto me veo obligada a añadir que fue el propio libro quién me dictó el orden de sus historias, como si éste intuyera mis propias emociones internas, haciéndome pasar así de una historia a otra, sin el orden propio de las páginas, de la congoja al sobresalto, de la sonrisa sarcástica al más profundo entendimiento, mientras varias lágrimas me recorrieron la mejilla, de hondo que caló en mí esa alma librera. Desfilaron un sinfín de sensaciones y emociones por mi corazón, del mismo modo que lo hacen los sobresaltos, los enamoramientos o la contemplación de una intensa película emotiva, mundana y aleccionadora. Acabé devorándome –como ya dije- a este libro con un hambre y una desesperación fuera de toda lógica. También debo admitir que jamás había tenido la suerte de leer algo tan intenso, dónde en unas meras páginas parecen estar inscritas decenas de vidas vividas en un instante de lectura. Dónde lo transcendental esté expuesto tan magistralmente, con tanta destreza y tanto talento de saber dar nombre a las sutilezas existenciales. 


¿Qué es la realidad? En el libro de relatos de Isabel Laso encontramos respuestas a esta pregunta. Podremos decir, al cerrarlo, “la realidad  vive entre éstas páginas”. A su vez, necesito admitir que no recuerdo ni una sola ocasión que me haya llegado la lectura de otro autor u otras historias tanto al alma como la manera de escribir que tiene Isabel. Porque si una cosa destaca es cómo nos cuenta las cosas. Si llegué a llorar con su escritura, no fue tan solo debido al contenido de sus historias y a cómo secuestran éstas nuestra sensibilidad , sino más bien me hizo emocionar el estilo literario de la autora, que de tan literario y pulido que es, de tan exacto llega a aproximarse a todo eso que no sabemos nombrar, me hizo encogerme y emocionarme sin parar, queriendo aplaudirle tras cada frase, juntando y separando las manos sin parar, encogida como un resorte. ¡Ni respirar me hizo falta! Si pudiera citar el estilo poético perfecto, sería el de Isabel: es un poco “Rilke” otro poco “Wilde” pero ante todo recuerda a la poética de Edgar Alan Poe. 

Esos que, como yo, vayan a tener o han tenido la suerte de disfrutar de la lectura de este libro, estarán de acuerdo conmigo en que su prosa tiene un cierto sabor personal, casi familiar, entrañable a veces, crudo si es necesario también, a la vez que incuestionablemente efectivo: es una flecha en los sentidos. Para mí, su prosa tiene ese regusto adyacente que deja una historia no inventada, sino contada en confidencia por una madre, o quizá un abuelo, un vecino, a quien una conversación en familia invita a recordar tiempos pasados. Refleja vivencias, por supuesto, pero también una sabiduría, una forma de entender a sus propios personajes, que tan solo el hábito de una escritora observadora puede aportar. 



“El cisne y la paloma”, “Caña de azúcar”, “La soga”, “El pozo”, “La sirena” , “La tejedora de sueños”, “La promesa”, “El nombre de la cosa” son los nueve relatos que contiene esta inmensa e intensísima obra literaria: repleta de acontecimientos que nos tensarán el alma, nos enfrentarán a la realidad existencial y a su vez a los sentimientos más perturbadores que creíamos no existentes en nosotros mismos. Isabel Laso es una Diosa Intelectual capaz de enfrentarnos a lo más vulgar en nosotros y también a lo más brillante que habita en nuestras almas. En “El nombre de la cosa” nos pone ante esa situación humana que rechaza lo que no conoce y por no conocer, desclasifica y mata. 

En cuanto a calidad artística, esta obra es única y genuina. Isabel Laso es una escritora con sobredeterminación, que domina a la perfección la escritura moralizante y de cuya técnica narrativa brota animada el dramatismo, lo gótico, lo desgarrador , lo profundo y bello, así como lo más humano. Sus virtudes son las que también fueron de Poe: pues en lo tocante a la técnica de Isabel, y a su apuntada fuerza narrativa, ésta comprende que el vigor de un cuento debe concurrir al acaecimiento. Las letras de Isabel Laso fluyen a la escena que ocurre –como pasa sobre los escenarios- . El intelecto de la autora es demasiado lúcido como para plantearse estériles cuestiones por dar fondo; sus cuentos son un consorcio. Organismos que respiran como lo hacen los hombres y laten con sus corazones. Estamos ante una obra maestra y una escritora cuyo talento sobrepasa cualquier expectativa y exigencia. Probable, muy probablemente, Isabel Laso ocupe el puesto como una de las mejores escritoras de nuestro tiempo.

Para conocer a la autora, saber más o adquirir la obra abrir los siguientes enlaces:
 
http://isabellaso.blogspot.com.es
http://isabellaso.blogspot.com.es/2011/11/largo-recorrido-libro-de-relatos-ciklos.html
http://www.amazon.es/Largo-Recorrido-Isabel-Laso/dp/147096368X/ref=sr_1_2?s=books&ie=UTF8&qid=1347903603&sr=1-2

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Invitación a la vida sencilla





Invitación a la vida sencilla


En todos estos años que llevo viva en este mundo no he parado de observar o los otros y cómo estos (y me incluyo en muchas ocasiones) pierden (perdemos) nuestro sentido común en el día a día para sucumbir a una vida llena de artificios, alejada de lo que debería ser esencial y natural, alejándonos a galope de la esencia en favor de las formas.
Frente al modelo de sociedad contrahecha y de persona artificial, solitaria e individualista, consumidor o mero objeto de consumo, existen otros caminos, otras alternativas dónde poder elegir.

Probablemente los senderos no convencionales no sean los más fáciles de seguir. Lo menos complicado es hacer lo que todo el mundo hace pero si eso no te llena tal y como a mí me ocurre, si para ti no tiene sentido, creo entonces que desde tu propio interior estás sintiendo la llamada de buscar caminos diferentes.

Tendemos a compararnos con el vecino: ¿qué tiene él que no tenga yo? ¿Qué tienen los otros para gustar? Compramos, consumimos y aparentamos para igualarnos a otras personas que ni nos van ni nos vienen, por aparentar siempre aquello que no somos. ¿Qué tal si de una vez por todas aparentamos sólo lo que somos de verdad? ¿Qué tal si renunciamos a la mentira, a los fingimientos y a las exageraciones y nos mostramos tal cual, con nuestros deseos reales y nuestros miedos? ¿Con nuestras cosas buenas o malas? ¿No será que mi vecino, en el fondo, es igual a mí? ¿No será que también él come, tiene necesidades físicas, tiene miedos y fracasos?

El aire de fin de mundo que lo está impregnando todo, las voces de crisis y los llamamientos al derrotismo no ayudan a volver a nuestra felicidad real, que sólo está en lo esencial: el sol en el rostro, un soplo de viento en la cara…¿Por qué no disfrutar con lo que tenemos delante? ¿Por qué ese constante deseo de querer más y más? ¿Es que nadie se da cuenta que la vida es corta, que la vida es vivirla con la alegría de los pequeños detalles grandes? No todo lo bueno es caro. Lo bueno, es muy barato. La belleza, la ternura, el cariño, el olor de una flor, el canto de un pájaro; están ahí mismo, muy próximos a nuestros sentidos, a nuestros ojos y manos. El catálogo con inmensas pequeñas delicias es inagotable. La alegría de vivir no nos la tiene que encarecer nadie, ni debemos dejárnosla ultrajar con falsas promesas comerciales.

Algunos se han reído de mí porque a veces abrazo a los árboles y les hablo a mis gallinas. ¿Pero acaso han sabido lo que siento? Desde que empecé el camino hacia la sencillez, de vuelta a lo primario, he descubierto y aprendido muchísimas cosas sobre la verdadera felicidad. Antes el ser humano se ocupaba en sobrevivir, ahora ya no se contenta sólo con eso, vive esclavo de sus constantes deseos que quedan siempre insatisfechos. Ahora las personas quieren vivir. Y creen que lo hacen cuando poseen cosas. Obtienen honores, títulos o admiración por parte de los otros. Y si antes, con el único fin de sobrevivir y conservar la especie, el hombre no hacía otra cosa que salir en busca de alimento e intentar no caer en manos de un depredador, hoy en día parece ser que la única manera de mantenerse verdaderamente vivo es consumir y aparentar.

Ya hace algunos años que decidí cambiar drásticamente mis hábitos en pro de una vida menos artificial y más natural. Entre esos cambios, lógicamente, también las permutas ecológicos y de renuncia a lo que en consumo se refieran.

Hay que desvincularse de las dependencias: en vez de llevar un móvil de última tecnología, uno sencillo y de prepago (nos evitaremos ataduras). Mejor vivir en una barraca y que sea tuya, a deberte a los bancos. Mejor tener un coche pequeño y sencillo, a aparentar y acabar pagando más de seguro y extras, de lo que gastes para comer. Mejor comprarle al pequeño comerciante que a los centros comerciales…Y si es posible, que no siempre lo es, plantar tus propias verduras y tener tus propias fuentes de alimentos, aunque se los compres al labrador de la esquina. ¡Renuncia al aire acondicionado y a los gastos excesivos de luz, agua y demás! Con menos, vives también.

Cuando dejemos de consumir, a ver qué hacen los del IBEX; los que de verdad gobiernan Europa…
Hago desde aquí un llamamiento, os invito a la vida sencilla, a los paseos por los parques, por una vida mejor y más natural. Recuerda: que menos puede ser más. No necesitas tanta ropa nueva. No necesitas tantos potingues en tu armario del baño. No tanta tecnología, ni tanto de todo. Piénsalo. Repiénsalo. Y actúa. La renuncia a algunas comodidades de parte de todos, puede hacer mucho por nuestro mundo, por nuestro ecosistema y por nosotros mismos. Actúa. Y vive una vida feliz y sana.
Yo creo en el cambio, creo en los demás, en ti. Toda circunstancia es siempre un trampolín para una mejora, no lo dudéis.

Sub umbra floreo: C.Bürk


viernes, 7 de septiembre de 2012

Mi padre don Juan.




Mi padre don Juan.

Mi padre,
Según contaban mis tíos carnales,
-Algunos hay sin el ego familiar-
Debió ser aclamado
Por éxitos y servicios bien prestados
A doncellas desesperadas
Y esposas severamente racionadas.

Ejemplo de caballeros
Galante empedernido
Mi padre
Cumplidor como el primero
Amante, ¡Ah, envidiosos muchachos!
¡Reíros de los Don Juanes
Y de otras importaciones!
Venciendo a incontables cientos
Retando él, en campo abierto,
A quienes quisieran salir derrotados.

Yo, primogénito legítimo,
Tuve otros hermanos desconocidos
Mendigando en la actualidad
Caritativas limosnas,
Llevando a cuestas el apellido de sus madres
O de un padre consentido.

Hoy celebro sus aguerridas hazañas,
Hechos reales y anunciadas ocasiones
Pues, no se atrevan a dudar
Crean de él, aumentando verdades,
Pues cuentan y recuentan sin cesar:

En una de tantas célebres aventuras
Fue llevado a Urgencias
Siendo allí atendido a toda prisa
Su lastimada pierna izquierda,
Causada al saltar deprisa
Desde una de las ventanas
De la cuarta planta,
Al escapar, tardíamente advertido,
Desnudo e infragante
De una posible cornada
De un furioso marido, amigablemente avisado,
De una invasión del lecho matrimonial
Usurpando su derecho legal.

Comentan, jurando decir la verdad,
Que las Jefaturas Policiales,
Encabeza listas, con gran ventaja,
Como un caso urgentísimo,
Acusado de malhechor nocturno
Y aprovechar el sueño de inocentes durmientes,
En ningún caso hombre alguno.

Tanto fue el cántaro a la fuente
Que, finalmente, fue cazado
En la alcoba de un teniente,
Que además de chusquero, impotente.
Incapaz de satisfacer a una mujer,
Deseando con ardor, ser violada
Fuese uno o quizás mejor veinte.

Llevado ante la justicia,
Para ser acusado de inmoral,
Celebrose la esperada causa
En amplia y enorme sala,
Donde, salvo Juez y Abogados,
No asistían más machos
Que la pareja rancia de guardas jurados.
Invadido el lugar y hasta la coronilla
De cuantas féminas muy interesadas
Deseaban conocer categoría y nombre
De, para ellas, ocasionalmente agraciada.

Las acusaciones, verdaderamente feroces
De varios lechuguinos corneados,
Fue, al fin, declarado inocente
Pudiendo reclamar a la parte delatora
Por daños y perjuicios a su buen honor,
Al declarar, la ultrajada
No haber sufrido agresiones
De carácter puramente sexual
Gracias a la pronta presencia
De su marido y fiel compañero
Siempre oportuno y presente
Defendiendo lo que toda honrada mujer
Considera puro y sagrado,
Antes de verse ajada brutalmente,
Por tal individuo soez e indecente.

Afortunadamente no hubo desgracias,
Solo algunas contracturas y arañazos,
En el intento de agasajar al infortunado
Y conseguir llegar las primeras,
Esperando oportunidad.
Las más cautas y serias
Planeando prontos y ardientes revolcones
Ante el servicio de un bombero
Valiente y del todo entero,
Siempre dispuesto a apagar ciertos incendios.

Pasado el tiempo
Consiguió la presidencia
De un partido feminista
En defensa de unos derechos
Reservados solo a los varones.

Aunque la historia aquí no termina,
Si el Señor así lo desea,
Continuaré en próximo futuro
Ofrecer nuevos e interesantes episodios
De un ser plagado de sorpresas
Y muuuuuy reservado en sus acciones.
Puestas éstas al descubierto, como queda escrito,
Gracias a sus cinco hermanos
Teniendo de él sana envidia,
Compartiendo muchos de los hechos
En el más estricto silencio,
¡Hasta ahora, naturalmente!

Su fama de indiscutible amante
Cruzó valles y fronteras,
Llegando a remotos lugares
Donde la mayoría fallece soltera,
Privadas esas de suculentos manjares
Faltas de oportunidades.

Provocaron la de Troya
Escapando a toda carrera,
Dejando tras de sí la nula presencia
De unos anhelos convertidos en simple quimera.

Una sola de ellas
Consiguió burlar Policías y Aduaneros,
Las demás desaparecieron sin dejar huellas,
Encontrando quienes las quisieran
En tugurios o salas de…¡Espera!

Interesada en evitar problemas
Puso en práctica juegos diabólicos
Consumiendo interminables juergas,
Bebidas extrañas y secretos conjuros,
Llevó a su hombre a la cercana iglesia
Abierta, para estos casos, noche y día.

Cuando se supo el terrible acontecimiento
Provocó animalescos odios y celos,
Pues, desempleado el único bombero,
Debían encontrar, fuese en el extranjero
Un suplente valedero
Dispuesto aportar cántaro nuevo
Capaz de saciar vacíos agujeros. (¡!)

Pero, cuanto sabías, ¿Eh? ¿Eh?
Yo, simple aprendiz
Aún portando tus genes
No soy capaz de conseguir
Una limosna de mujer.

Dejando a un lado nominaciones culturales,
Ardientes aplausos y sublimes emociones
Lograste, empleando coraje y persistente empeño
El increíble y difícil Diploma de Honor,
Sabiendo suministrar equitativamente
Ayuda humanitaria a quienes
Durante los fríos o cálidos días mensuales
Padecían terribles achaques y sofocones,
Y, cómo no, altísimas fiebres corporales
Precisando urgentemente,
Recomendados medios calmantes,
Gratuitamente ofrecidos y bien distribuidos,
Pero eficaces muy eficaces…

Estoy orgulloso,
Si, orgulloso a rebosar,
De ser tu hijo predilecto,
Aprendiendo de un excelente maestro
La necesidad de considerar honradamente
Que tanto el hombre como la mujer,
A pesar de los pesares,
No deben diferenciar
Unos principios hábilmente censurados
Desde los inicios de la humanidad,
Escritos y rubricados en los libros de historia
Que jamás se conseguirá terminar,
Al igual que la normalidad de las cosas
Que, con vuestro permiso,
Me he permitido citar.

Sub umbra floreo: Antonio Torquet y Claudia Bürk

La Cuadradura




La Cuadradura

Encontrándose dos henchidos eruditos
Más estropeados que enteros,
A orillas del siempre cuestionado Ebro:
Aburrido éste de necesidades y peticiones
Llantos de desoladas solteras
Y toscos galanes mendigando encuentros
Prestos a provocar agridulces entuertos
Allí donde entornados portales
A todas horas del día entreabiertos
Preferían sacrificarse al infierno
Antes que envejecer en convento.

Aunque perpetuados en el tiempo
Ignoraban resonados acontecimientos
Al no existir línea de teléfonos
Faxes, y otros revolucionarios inventos.

Uno de los más impactantes
Por su increíble espontaneidad
Sucedió en las cercanías de Zaragoza
Dónde una hermosa y tozuda moza
Agustina de nombre y Aragón por añadido
Decidió por falta de otro quehacer
Popularizar la tortilla…¡A la francesa!,
De exquisito paladar y comer
Invirtiendo una derrota humillante
En victoria para la modesta hispanidad.

Los antes mencionados
Almacenando amargos sinsabores
Penas y cuantiosos sudores
No podían disimular
Triste aspecto ancestral
Clamando un fin más que anunciado.

Las penúltimas energías
Dispersas y en rebeldía
Luchaban y resistían
Para ser el primero en llegar
Y ocupar por narices y pillería
La orilla más limpia del lugar.

Empujones y codazos,
Zancadillas y gruñidos,
Pues allí todo valía,
Repartieronse a conciencia
Sin mostrar alguna dolencia
Ni signos de manifiesta cobardía.


Venció, como no, el de mayor osamenta,
Por una diferencia de escándalo regional
Sumadas dos suelas y media albarca
Elegante y cómodo románico calzado
Siendo por su sistema bien aireado
Extremadamente saludable por todos los lados
Usados por emperadores, tribunos y lacayos
E inmortalizado todo ello falto de oposición
En célebre noche de vinos y barbacoas
Rebosando de humanísima inspiración,
El laureado y genial Poeta Nerón.

Dejando la educación para idónea ocasión
Y evitando el debido permiso respetuoso
Sumergió efervescentes pies callosos
En remanso poco caudaloso
Al tiempo que exclamaba algo rencoroso
Hechos grandemente publicados
En Boletín de la región
De abusos glotones y caprichosos
En tiempos de loca inflación.

El oponente, fósil varias veces remendado
Visiblemente avergonzado
Echavase sobre despoblada calva humeante
Escandalosos residuos indeseados
Ignorando tener siempre presente
El obligado análisis de toxicidad existente,
Destacando gérmenes hostiles y pestilentes
En aquel líquido puro recientemente
Y actualmente sucio y degradado.

Ambos, por así asegurarlo
Precisaban auxilio urgente
Si pretendían la vida perpetuar
Debían recoger más que dar
Productos reconstituyentes,
Vitaminas, pócimas y exiles
Capaces de resucitar
Apergaminados cadáveres vivientes.


Hubiese acelerado la defunción
Conocer con suficiente antelación
La propuesta de políticos y gobernantes
Anunciando, por decreto, un siglo adelante
El trasvase del mismo, destino a regadíos
Difícil de contentar por sus múltiples líos
A cuantos y más solicitados,
Rogando a la Virgen del Pilar
Su misericordiosa ayuda espiritual
Pudiese ese natural bien, beneficiar.


El astro sol, fanfarrón empedernido
En plenitud impertinente de su arrogancia
Horneaba tranquilamente Celsius calcinantes
Atormentando con alevosía intolerancia
Deshidratadas masas cerebrales
Importándole un señor comino tamaña osadía
Desoyendo millones de voces en rebeldía
Suplicando aunque fuese por un solo día
Ahorrarse gran parte de sobrante energía
Y emplearla en frío invierno
Convirtiendo hielos y glaciales
En necesarios baños termales
Gratis, y muy, pero que muy saludables.

Famosos agentes del FBI e Interpol
Insolventes y por separado
Arruinaron EE: UU la tesorería
Rebuscando en las cenizas del pasado
La autentica e histórica autoría
Del carcomido y manoseado pergamino
Encontrado en faenas de animal arado
Escrito, -no existe otro calificativo-
Por un escribano desconocido,
Autor desde el principio al fin
De este fantástico relato,
Sospechosamente adulterado…
¡Vaya éxito laureado!

Poco más o nada queda por añadir
Sabiendo lo increíblemente reciclado
De todo cuanto sucede
En este lado del mundo por descubrir
Viviendo en la inopia y olvidados
Desde el Ebro al Guadalquivir.

Los afortunados actores, a dedo escogidos,
Animando este Ego gratamente emocionante
Desaparecieron de los aires aparecidos
Cual impresionante arte de magia.

Si por aquellas casualidades
Encuentran la solución
A tantos problemas debidamente señalados
No se preocupen demasiado,
Hagan lo del intrigante escribano
Y se verán empapelados
Por colaborar demasiado interesados
Ambicionando convertirse en millonarios.

Antonio Torquet mediante Claudia Bürk



jueves, 6 de septiembre de 2012

Dark Walkers: Bell´s awakening novela de Lorena Simón Gimeno

________________________________________
Dark Walkers: Bell´s awakening novela de Lorena Simón Gimeno

Novela de culto.

Género: Contemporáneo Terror/Paranormal/Místico
Publicación: Noviembre 2011

Portada de la novela.


¿Cuál es la mejor novela de vampiros de todos los tiempos? Es una pregunta francamente difícil de responder. Entre todas las obras que tratan el tema vampírico hay algunas sinceramente excelentes, pero ninguna “redonda”, ninguna irrefutable. Siempre queda la sensación de que algo importante queda omitido, de que no se han aprovechado del todo las posibilidades sobre lo planteado.

Sin embargo, este verano hice un interesante descubrimiento:
Lorena Simón (Barcelona, 21 de febrero de 1992).

Ella es una joven Calafellense que ha logrado escribir, así mi opinión y resumido todo en una sola frase, la mejor novela vampírica de todos los tiempos.

De sí misma dice no poder pasar un día sin escribir. Y sabiéndolo, no es de extrañar lo que ha salido de ella. Porque Lorena vive para escribir. Y escribe para poder vivir. Doy fe.

Cumpliéndose ahora los cien años desde la muerte del irlandés Bram Stoker (1847-1912), autor de la novela Drácula (1897), ésta no representó un gran éxito de ventas (la primera edición fue de 3.000 ejemplares), pese a los elogios de la crítica y que lo comparaba con el genio E.A. Poe.
En un principio nadie parecía querer fijarse en él. Pero lo que es bueno siempre acaba por salir a la luz. Así que parece cosa del destino que ahora haya llegado otra genialidad literaria al mundo por los puños y las letras de Lorena Simón, que al igual que Bram Stoker, ha escrito su obra en el completo anonimato. Eso, hasta ahora, porque estoy segura que muy pronto su trabajo pasará a formar parte de las obras selectas de este género. Y se verá además, más que compensado. Y como Lorena aun no ha promocionado su obra, ni ha llegado a editorial alguna, quisiera, con toda fe en ella y en su talento, verlo publicado en una de las grandes.

Durante la decisión de crear sus personajes, Lorena debió resolverlos por la solución salomónica: sus vampiros se encuentran un tanto a caballo entre héroes y chupasangres. Siendo estos, vampiros, vampiros, en el sentido clásico, viven y pululan en pleno siglo XXVIII, colindante y particular, dónde el mundo está repleto de licántropos y monstruos y toda ficción de hoy es ya realidad. Vale la pena mencionar que la novela entera aborda el mito desde un punto de vista diferente a los por ahora conocidos. Teniendo a su vez, un poco de todos ellos.

Lorena opta por envolver al lector en un clima opresivo. La novela entera puede interpretarse como un homenaje al vampirismo clásico y primario.

Frente al enfoque tradicional adoptado por Bram Stoker, Lorena Simón se inclina por la variante del monstruo seductor, pero que conserva sus rasgos esenciales, empero no se espanta ante los crucifijos ni sucumbe a la actividad exclusivamente nocturna.

El punto de partida del libro es una joven Bellatrix Mallet que viaja al centro de Francia para ver cumplir su deseo de recorrer el mundo, antes de sus nupcias con quién pronto se promete: Jacques Le Blanche. Empero, cuando regresa todo parece haber virado, pero ella no se percata de ello hasta que sucede lo inevitable. Su primera noche de luna llena en París llevara a su vera una consecuencia terrible: Louis Foster y, con él, la desgracia.

Y, sabiéndome disculpada, no quisiera revelar demasiado de la trama. Prefiero que la descubran ustedes y pronto…

La novela de Lorena es un libro tremendamente legible, que impresiona por sus descripciones, por sus atmósferas que lejos de recordarnos un futuro imaginado, nos parece llevar a un pasado inconcluso y muy particular.
Los vampiros de Lorena siguen siendo monstruos, pero ahora lo que nos llega a interesar es la propia psicología del personaje, cómo es la experiencia de ser un vampiro o un licántropo. Además de este indudable mérito, el libro no tiene ni un ápice de pretensión, en ninguna ocasión la narración pierde fuelle, sino que nos mantiene en un terrible suspense. Resultando imposible apartar el libro de las manos.

Lorena Simón Gimeno


Y por fin llegaré a dónde quería llegar desde un principio: con Lorena ha nacido una estrella literaria. De pies a cabeza, de una punta a la otra de su alma. Yo, que soy una hematofóbica de tres pares de narices, he sido capaz de aguantar las escenas sanguinolentas como una campeona y eso se debe a un único factor: que su manera de escribir me secuestrara de tal manera que me olvidara de todo malestar personal para sucumbir a la trama como en un trance. Casi puedo decir, que esta lectura me ha servido de terapia contra mi fobia.

Durante años he esperado a que una obra de ficción igualara la experiencia sobre nocturnidad, las intrigas y la clandestinidad del mundo en tinieblas vivida con Bram Stoker en mí infancia.

¿Puede ser que un libro así exista al fin? La respuesta es de lo más afirmativa. Ha nacido un best-seller. Y estamos ante una escritora no solo de un incalculable talento, sino de culto.


Claudia Bürk
Para contactar con la autora:
booksfordream@hotmail.com

Su blog es el siguiente:
http://thewildsdiary.blogspot.com.es/

Lorena Simón Gimeno también está en Facebook:
https://www.facebook.com/pages/Lorena-Sim%C3%B3n-Gimeno/304154729675867