jueves, 20 de abril de 2017

Firma de libros Sant Jordi 2017 de Claudia Bürk - 23 de Abril

Claudia Bürk en Sant Jordi 2017


Claudia Bürk firmará y venderá sus libros en Barcelona con motivo del día del libro, Sant Jordi 2017, el próximo 23 de Abril.


Allí estará a partir de las 10:00 horas de la mañana, junto a Violant Muñoz, Directora de Ediciones Dédalo, que acude a la feria con motivo del décimo aniversario de su editorial. Además compartirá este día con otros escritores reconocidos.

Nos vemos en la Rambla de Cataluña, Nº105, en la terraza de la cafetería Mauri (Esquina con Calle Provenza).



Para enterarte de todo lo relacionado con este día, sigue el hilo del evento que hemos creado en Facebook.

Firma de libros Sant Jordi de Claudia Bürk 

¡¡No faltéis!!

Claudia Bürk en el Baúl de Los Recuerdos - La letra del asesino

William Heirens, “El Asesino del Lápiz Labial”

Aquí tenéis el programa número 23, de la cuarta temporada de "El baúl de los recuerdos" que presenta Estela Mila. Aunque recomendamos escuchar el programa entero, la sección sobre grafología que lleva Claudia Bürk comienza en la hora y el minuto 1:17. En esta ocasión analizará la letra de William Heirens, bautizado como “El Asesino del Lápiz Labial”.

jueves, 16 de febrero de 2017

Disfraces y otras máscaras (Reflexión)

Disfraces y otras máscaras
Por Claudia Bürk

Ya que estamos entrando en época de carnaval, voy a escribir sobre disfraces y la ausencia de éstos.
Llevar un disfraz, te obliga a ser el mismo. En cambio, ir de ti mismo, te hará congruente ante los demás, te hará sincero y merecedor de confianza. Cuando llevamos máscaras, aparecen las disociaciones entre lo que somos y lo que tan sólo aparentamos. Mantener una manera de ser que no es propia, con tal de agradar, no solo nos consumirá psíquicamente, nos hará repelentes.
No te esfuerces en ser quien no eres. Simplemente da la mejor versión de quien siempre has sido. Se tú. Con todas las de la ley. Acepta todo de ti. Y harás de lo que crees defectos, focos de interés. Lo que nos atrae de los otros es que nos hagan sentir bien, que nos interesemos por ellos.Que seamos resueltos y optimistas. El victicismo, la queja y criticarlo todo, hace que estés muy solo. Muy sencillo tener esto en cuenta. Si piensas bien, irá bien.
El ser humano permite mediante sus pensamientos que obsesiones, prejuicios y miedos planeen sobre él y decidan sus decisiones. Pero la verdad es que nosotros mismos tenemos el control sobre nuestras vivencias, felicidad y suerte.
A un jugador de póquer le pueden tocar las peores cartas en el reparto, pero puede ganar la partida. Pues es su habilidad para jugar la que decide el juego. Lo mismo ocurre con la habilidad de algunos, por sacar el mejor aprendizaje de los peores fracasos, errores o golpes del destino. No sobresale a flote el mejor, sino quién se atreve a tomar las riendas de cualquier situación.Quien se atreve a ser diferente; a ser él mismo.
El amor propio y el auto conocimiento son los requisitos más poderosos para vivir la vida a bocados.No se deben de confundir tales cualidades con el ego. Pues son cosas totalmente distintas.
Aquél que sabe lo que vale, que conoce sus talentos y sus flancos, quien se acepta tal como es y se permite ser como desea ser, sabe que es como la gota en el agua que son los otros. Ha vencido su ego: el único enemigo real en ésta vida. Es feliz siendo esa gota, siendo él para el mundo. Sabe que el sol brilla por todas partes aunque a veces tenga que advertir sus sombras.
Acepta, sin juzgar y se entrega a la vida y a cada una de sus circunstancias, sean favorables o no.Pues toda adversidad le dará un mapa de los tesoros. No dar nada por perdido. Triunfa porque se vence. Se perdona porque perdona.
Los errores le estimulan. Y deja a los demás errar. Sabe que la vida es para errar. Es caerse para levantarse mil veces. Una vez superados los auto sabotajes, seremos lo que hemos venido a ser: nuestra mejor versión.

La Humanidad (Reflexión)


La humanidad (Por Claudia Bürk )

La humanidad es la más grande de las aporías, pues aunque nunca tuvimos un principio ni tendremos un final, nuestra imagen acabará disolviéndose en la infinitud de lo exterior, que siempre categorizamos con burdas abstracciones. Nuestra imagen es un centro abstracto que respira en el vacío. Somos como un reflejo en un estanque que desaparece sin dejar rastro, una llama que vive y se sustenta gracias a vientos que soplan al azar. Nuestra alma es la mezcla de muchos vacíos intangibles, presentes en el reino supremo de la exterioridad, y mediante esa misteriosa confabulación de elementos indescriptibles, tenemos la impresión de que la unidad de nuestro ser es sacra y está recorriendo un viaje. Todo lo existente son imágenes que se entregan en holocausto, a un señor espiritual que cubre su rostro y que se llama TIEMPO. Somos imágenes pesadas, e ignoramos si guardamos alguna descendencia espiritual con algún sueño místico, el pensamiento está atrapado en el cuerpo, como el mar siempre lo está a las revelaciones sagradas del sol. Abogamos por nuestra independencia, pero el olor de una simple flor nos oprime.

El cuerpo es una habitación oscura, nuestros ojos a través de cada mirada nos señalan con sus delirantes contornos, los borrosos confines de apócrifos fines del mundo. ¡somos imágenes vivas!, ¡ imágenes con autonomía para sonreír o llorar desconsoladamente mientras las aguas del estanque van enturbiando imperturbablemente nuestra figura!
Jugamos sin descanso para mantener un equilibrio ficticio, pues nuestras palabras son como aves mutiladas y manchadas de alquitrán, que descansan en un precipicio del que nunca pueden despegar. Las palabras quisieran convertirse en cenizas y reencarnarse en los mares, quisieran alcanzar a enredar cada dimensión del universo, mientras volarán triunfalmente en los aires, pero saben que no fueron insufladas con el regalo eterno de lo sagrado, y que deben chocar perpetuamente contra las surrealistas paredes del cuerpo. ¡Que doloroso y lamentable es ser una imagen viva!, ¡estar constreñido a buscar aquella ínfula incendiaria, que nos aísle de todo aquello que siempre permanecerá sin nombre, como una doncella se viste con los trajes del sol!, ¡somos imágenes que padecen de una melopea perpetúa!, imágenes que luchan contra sí mismas y contra las demás imágenes en un escenario que no tiene otros límites que la mente vacía e infinita de todos los actores.

La religiosidad del pensamiento no es un monstruo bíblico en perpetúa expansión, si nuestra mente es un vaso a rebosar de agua, y el mundo es otro vaso de agua igualmente repleto, ambas mentes no pueden intercambiar sus fluidos, pues tan ácida es un agua para un vaso como el otro, y en consecuencia si se intentasen traspasar agua de un vaso a otro, ambos vasos se derretirían. ¡Somos imágenes pesadas!, ¡imágenes que se drogan con el opiáceo supremo de existir!, ¡somos imágenes que en lo más íntimo de nuestra esencia no podemos apelar a ninguna verdad ni a ninguna mentira!, pues el mundo que siempre hemos imaginado se construyó con el vacío de nuestra mente, y no con un pensamiento racional que ha evolucionado a lo largo de los siglos.

Somos imágenes batallando constantemente desde un centro ficticio, desde un templo que todas las religiones han coincidido en llamar mente consagrada a Dios. El espejo supremo conoce demasiadas imágenes, pero sabe demasiado bien que ninguno de sus delirios, tendrá el resplandor suficiente para destruirlo, pues si así fuera, todo lo que pensamos, oímos y sentimos se desvanecería en un instante. El único modo que ningún fenómeno ni ente pueda derrocar a Dios, consiste simplemente en que ninguna criatura real o imaginaria pueda alcanzar el equilibrio supremo para perpetuarse eternamente, en ningún mundo posible por ella concebido. Todos somos imágenes del mismo espejo, o ramas del mismo árbol, o nubes sagradas del mismo firmamento u olas del mismo mar, pues todos tenemos el mismo vestigio y la misma señal. Es muy sencillo de ver con una introspección adecuada. Si ahondamos dentro de nosotros mismos, más allá de las palabras, y más allá de las imágenes, descubriremos la más inmensa oscuridad y el mayor silencio. Es allí de donde provenimos, más allá de todas las aporías del tiempo y la materia. Dios no tiene otro origen que esa esfera preconceptual. Los secretos más recónditos, hibernan en ese espacio preconceptual, donde todo el universo se encuentra en estado embrionario. El cosmos en estado embrionario vive imperceptiblemente dentro de nosotros.

Nuestra imagen es un grito aterrorizado que se ha despertado en un mundo hostil, pues ha perdido la seguridad que le daba ese mundo preconceptual. Ha descubierto que debe velar por el equilibrio de infinitos contrarios conocidos y desconocidos que moran en su interior. La ilusión debe romperse pronto, pues todo el infinito que nos circunda sofocará rápidamente el amotinamiento de aquello inexplicable que nos hizo despertar del mundo preconceptual. En el fondo del lago nada tiene sentido y todo permanece tranquilo, el mundo y todas sus imágenes vieron esa luz profana, porque la superficie del lago reflejó inopinadamente todos los árboles que moran en sus orillas.

viernes, 20 de enero de 2017

Claudia Bürk en L'Aperitiù

¡Ya podéis escuchar el programa de grafología que acabamos de emitir en Radio Calafell, en el espacio de L'Aperitiù con Kelly Breton
En esta ocasión os hablo de cómo reconocer el TOC (trastorno obsesivo compulsivo) en la letra. Los gesto tipos que relatan tal afectación, qué terapias emplear y también analizaremos letras, en esta ocasión la letra de Enrique, afectado por TOC y Bego (afectada por TOC). Escuchadme abriendo el enlace al programa, y abajo (abajo del todo) tendréis en cursiva la emisión. Entonces deslizadlo hacía adelante, hasta llegar al minuto 00:20, ahí justo empieza mi intervención.

https://enacast.com/calafellradio/#/programs/laperitiu/calafellradio_podcast_11063

domingo, 15 de enero de 2017

Carta a un amor imaginario

Carta para un amor imaginario.

14 de enero de 2017

(“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR")

Quisiera escribirte para así abrirte lo más oculto de mi ser. El propósito de estas cartas no será otro que tratar de llegar a ti a través de la verdad más profunda.
 Para la cuadrada lógica del mundo, resultaría inconcebible que yo dedicara mis horas y minutos a ti, a una historia de amor tan claramente imposible e inexistente; meramente inventada. Mi razón sería considerada una absurda pérdida de tiempo, que siguiera dejando las puertas abiertas a mi corazón para que continuara jugando a amar una quimera, sería considerado de cuerdos. Vivimos en un mundo donde cada vez más los sueños son tachados fácilmente de utopías y descartados por su irracionalidad.
Vivimos en un mundo lleno de deprimentes realidades y en nuestra decadencia las ilusiones acaban disfrazándose de ilusorias ridiculeces, y en nuestra ruina las soluciones justas y normales terminan alejándose tanto que tienden a parecer locuras. Llamamos “loco” al soñador y al justiciero lo condenamos por hipócrita. Centrado y equilibrado será el hombre que sigue las pautas marcadas sin protestar, ( yo lo hago día a día, año tras año)  y al que se aprovecha de los preceptos del juego terminamos admirándolo por poderoso. Toleramos a los que se hunden en la rendición y miramos mal al que se rebela. ¿Qué clase de mundo tenemos?
Soñar no puede ser malo. Incluso cuando nuestras fantasías son irrealizables, si su vivencia nos produce bienestar, no debemos descartarlas. ¿Qué mal podemos hacer soñando? A los demás es evidente que ninguno. ¿Y a nosotros mismos? Podríamos intentar ser un poco tradicionales y afirmar que “siempre y cuando toquemos de pies en el suelo no será perjudicial...”. ¿Pero, no te parece una solemne bobada? Los más apasionantes sueños nos elevan, nos llevan volando hacia las nubes.
Allí y solo allí los ángeles de la gloria nos acariciarán con un poco de su magia, con un mucho de su ilusión.

Y te pregunto: ¿ Tú crees en los ángeles?................

¿Cómo vamos a conseguir  maravillas si nos pegamos como lapas a la real Tierra?
No, querido, aunque en la vida real escondo íntegramente mi verdadera forma de ser, yo pienso seguir soñando. Hoy tomo y seguiré tomando este amor imaginario como uno de los más bellos sueños que nunca tuve y seguiré agarrada a él mientras su magnánima belleza siga despertando en mí unos tan maravillosos sentimientos. Y si continúa agasajando tan dulcemente mi sensibilidad, entonces durante un tiempo incalculable seguiré vistiendo mi corazón con el dorado atuendo de este increíble enamoramiento. Dorado por su refulgente irradiación, dorado por agradecimiento al hada que lo permitió, dorado como lisonja a ti que lo financió.

En la vida real yo cumplo estrictamente con mis deberes, soy políticamente correcta. Me alaban por las cualidades que supuestamente debo poseer. Muchos me consideran. Otros premian mis esfuerzos y mi constancia. Y sin embargo, amado mío, nadie conoce mí corazón.
Quisiera ponerlo a la vista de todos, empero, no es posible: todas las personas queremos que la luz que colocamos tras la puerta esté en el centro de la sala, enfrente a todos...Pero al igual que los otros, yo permanezco en las sombras, cumpliendo con mis deberes.
Ignoro lo que me espera, pero desearía estar con el corazón abierto: no tener miedo por poner mi brazo sobre el hombro de alguien, hasta que me lo corten. No temer hacer algo que nadie antes hizo, hasta que me hieran (una vez más). Déjame ser ingenua, querido, porque la inocencia es todo lo que en este instante tengo para darte.

Con lo escrito resulta evidente mi consideración final sobre el uso de mi tiempo para seguir amándote. Creo sinceramente que con mi apuesta continuadora no voy a malgastar nada. El tiempo raramente se pierde, y menos aún cuando depende de nuestra voluntad su destino. Pasarán, semanas, meses, puede que incluso años, y al final, cuando mi vida empiece a inclinarse hacia el olvido, cuando pueda o quiera archivarte con mis recuerdos más queridos, estoy segura de que puedo afirmar con rotunda convicción que no voy a arrepentirme de haberte querido, de haberte admirado en absoluto anonimato y silencio. De haberte entregado mi corazón desde las quimeras.
 Y tú, y a lo mejor la mayoría de la gente, si un día llegaras a conocer mi verdadera historia, podrás creer que es un despropósito gastar ilusiones en algo que se intuye tan notoriamente como improbable.
Podrás comprender todos mis motivos: la historia que escondo es triste; soy superviviente de acechos que a muchos habrían anegado por completo. Ya ves que a menudo lo insinúo.
Has de saber que en mi concepción hacía ti no cabe la idea de gastar ni la de perder. Pase lo que pase no voy a derrochar mi tiempo en este sueño, lo voy a invertir. Será una extraña inversión, sin contrato alguno que ofrezca unas mínimas garantías, sin ni tan siquiera una expectativa manifiesta de conseguir los más básicos intereses del mercado amoroso.
No me querrás,  no podré alcanzarte, no podré a lo mejor ni siquiera verte y hablarte, pero ahora mismo tengo muy claro que en la cuenta de este amor no correspondido estoy abriendo un depósito tan acaudalado en sentimientos, en sensaciones, en pensamientos y en vivencias quiméricas  que pocas personas podrían decir hoy mismo que en estos campos se sienten más ricos que yo. Así, será esta, mi inversión, un poco anormal, pero no tengo la menor duda de que para mi condición humana, para mi querida esencia de eterna soñadora, será un muy rentable negocio.
¿Y qué decir de ti? ¡Que hermosos tus ojos! ¡Qué hermosa es tu voz! ¡Que hermoso tu gesto !  ¡Qué ojos, sí, que ojos  esos ojos tuyos, los que Dios te ha otorgado! En ellos me pierdo al mirarte desde lejos, detrás de muchos espejos que me ocultan, te contemplo y dejo de ser yo misma…
Tus ojos son el cristal en el que ahora  vivo.
Cuando te imagino, dejo de ser cualquier cosa de las que soy para querer convertirme en el aire que respiras, en tu sombra…
Callo, porque tus palabras se convierten en las mías…Ni tan siquiera respiro, solo dejo que el presente se llene de ti, para después de unos escasos minutos morirme de añoranza..
¡Cuanta falta me hacías! Y sin embargo qué imposible pasarás por mi vida. Y no lo sabrás. Ni nada manifestaré.
Quizás sea verdad, que lo más bello muchas veces es lo que nunca podrá suceder.
Eres todo cuanto sueño, cuanto he soñado siempre; el ideal absoluto: porque tu corazón es todo bondad.
Sueño con volverte a soñar; sólo en sueños te hallo y sólo eso ya lo es todo--

Incierta para el mundo pero sinceramente tuya,
C.