jueves, 16 de febrero de 2017

Disfraces y otras máscaras (Reflexión)

Disfraces y otras máscaras
Por Claudia Bürk

Ya que estamos entrando en época de carnaval, voy a escribir sobre disfraces y la ausencia de éstos.
Llevar un disfraz, te obliga a ser el mismo. En cambio, ir de ti mismo, te hará congruente ante los demás, te hará sincero y merecedor de confianza. Cuando llevamos máscaras, aparecen las disociaciones entre lo que somos y lo que tan sólo aparentamos. Mantener una manera de ser que no es propia, con tal de agradar, no solo nos consumirá psíquicamente, nos hará repelentes.
No te esfuerces en ser quien no eres. Simplemente da la mejor versión de quien siempre has sido. Se tú. Con todas las de la ley. Acepta todo de ti. Y harás de lo que crees defectos, focos de interés. Lo que nos atrae de los otros es que nos hagan sentir bien, que nos interesemos por ellos.Que seamos resueltos y optimistas. El victicismo, la queja y criticarlo todo, hace que estés muy solo. Muy sencillo tener esto en cuenta. Si piensas bien, irá bien.
El ser humano permite mediante sus pensamientos que obsesiones, prejuicios y miedos planeen sobre él y decidan sus decisiones. Pero la verdad es que nosotros mismos tenemos el control sobre nuestras vivencias, felicidad y suerte.
A un jugador de póquer le pueden tocar las peores cartas en el reparto, pero puede ganar la partida. Pues es su habilidad para jugar la que decide el juego. Lo mismo ocurre con la habilidad de algunos, por sacar el mejor aprendizaje de los peores fracasos, errores o golpes del destino. No sobresale a flote el mejor, sino quién se atreve a tomar las riendas de cualquier situación.Quien se atreve a ser diferente; a ser él mismo.
El amor propio y el auto conocimiento son los requisitos más poderosos para vivir la vida a bocados.No se deben de confundir tales cualidades con el ego. Pues son cosas totalmente distintas.
Aquél que sabe lo que vale, que conoce sus talentos y sus flancos, quien se acepta tal como es y se permite ser como desea ser, sabe que es como la gota en el agua que son los otros. Ha vencido su ego: el único enemigo real en ésta vida. Es feliz siendo esa gota, siendo él para el mundo. Sabe que el sol brilla por todas partes aunque a veces tenga que advertir sus sombras.
Acepta, sin juzgar y se entrega a la vida y a cada una de sus circunstancias, sean favorables o no.Pues toda adversidad le dará un mapa de los tesoros. No dar nada por perdido. Triunfa porque se vence. Se perdona porque perdona.
Los errores le estimulan. Y deja a los demás errar. Sabe que la vida es para errar. Es caerse para levantarse mil veces. Una vez superados los auto sabotajes, seremos lo que hemos venido a ser: nuestra mejor versión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada