miércoles, 24 de diciembre de 2014

La conversión (Cuento de Navidad muy singular de 2014 por c.bürk)




La Conversión (Cuento de Navidad)
(Escrito y concedido para http://vocesdelotrolado.com/ )
 

La madrugada de Nochebuena me desperté con sobresaltos. Algo que yo tenía ya por costumbre. Por las rendijas de la persiana entraban luces intermitentes que me permitieron descubrir los contornos de los muebles. El camión de la recogida de la basura, mundo afuera, me había arrancado una vez más de mis sueños con sus acústicas molestias.  No hizo falta afinar el oído para percibir que además de la calle ascendían los graznidos de un búho, el cual tenía por costumbre situarse cada noche cerca de la ventana de mi dormitorio.                                                  
Saqué los brazos debajo del nórdico, estirándome varias veces. El frío mordía. Dolía. Pellizcaba. La punta de mi nariz también estaba fría. El frío era un manto que se extendía desde fuera hacía muy adentro de mi corazón. El frío era sinónimo de mi soledad. Y ésta, sustitutivo de toda humanidad en mi vida.   
Mi vida, sí. Si es que lo era, porque de serlo, ésta  se sucedía con una frialdad glacial, en ausencia de abrazos, caricias y toda clase de manifestaciones afectivas de las que todo ser viviente, en realidad, debería poder gozar. En parte eso se debía a mis maneras de ser fea, esquinada y sin gracia. Yo era baja y cargada de espaldas. Pero puedo asegurar que no era mi chepa que particularmente embrutecía mi aspecto físico, sino un algo más. Yo era físicamente repelente, corta, culibaja y ancha como una mula. Mi traza física de ese modo, acentuada por aquella manera que yo tenía para vestirme, hacía arrastrarme hacía los otros antojándoles ser yo fea de cojones y amén.                                       
Por si lo referido fuera poca cosa,  se me inflaba, al hablar, una gruesa vena en la frente. Con mi repulsivo porte y aquella cara de mujer elefante, se me comentaba y apostillaba por todas partes. Daba asco mirarme, lo que, teniendo en cuenta en la clase de mundo en que todos vivíamos, dónde las apariencias son la ley primera, naturalmente yo disponía de una mínima capacidad para despertar afectos.               

viernes, 31 de octubre de 2014

Hoy tengo una cita con la Nada



Hoy tengo una cita con la nada. Hacía un lugar sin destino. Y no desespero esperando nada. El tiempo es feroz y no perdona nada.                                                                           

Reprendida por las lecciones y herida por las injusticias, yendo de una manera de vivir hacía otra (¡Cuántos caminos a Damasco! ) Con tantas almas en un solo cuerpo, sin saber la que se queda, ¿qué otra cosa puedo hacer sino escribirte? ¿Qué otra cosa – dímela tú, sino con la dignidad de haber sido vencida, descargar mi pluma contra mi propia condición? ¡Cuánto pesa el amor inalcanzable! Parece un arcón cargado de piedras que han ido cayendo como los días, uno tras otro sobre mi existencia.   
Hoy te intuyo en el aire, cargado en las ráfagas de viento que me embisten, y en el reflejo que devuelven los cristales y los espejos. ¿Eres tú o soy yo? Latiendo uno en el otro, habitantes de distancias sin kilómetros, casi confundo mi ser con el tuyo. Es inútil la lejanía: canjeamos esencias. Desgrano un ayer sobre una carta sin respuesta.

Hoy, aquí me tienes de nuevo para partir, con el hilo que une nuestros silencios. Sé qué estás lejos, que la distancia es un muro sólo franqueable con el pensamiento. Las palabras disuelven la lejanía, engrandeciendo mí querer. Hoy no será diferente a otros días aunque dé mil vueltas para llegar a ti.

Hoy, aquí me tienes. Soy una epístola. Por ello la palabra también se llama geografía. Son las exclamaciones quienes dan textura y nombre a la serranía de la pasión. Te nombro y eres. Te he llevado a mí mundo, el imaginario poético del mágico reino de  tu voz. En voz estás. Eres habla sánscrita de la metáfora. Para siempre...

No dejo de tener presente tus ojos, paisajes de olivos y almendros, fértiles en sueños y misterios lejanos, no dejan de mirarme desde aquel escaso lapso en el tiempo, ya lejos por siempre.
Quiero estar a tu lado, único lugar donde el mundo carece de sombras. Bañarme en tu risa, donde un millón de cosquillas hacen tiritar de alegría. Que me estreches entre tu pecho que huele a mies recién cortada.
Quiero por almohada tus brazos de luna, ternura y espuma blanca, para que mis sienes, preñadas de madrugadas soñadas, alumbren pensamientos de calma. Necesito tu luz amorosa que proyecta sobre los rincones de mi alma la esperanza de la pequeña muerte, quiero morir hasta el alba.
Quiero ir contigo donde vayas, guiada por tus sueños, dentro de los míos. ¡Quiero, quiero…!

No.
NADA quiero.

Si el destino te lleva a las estrellas después de mí, espérame dónde van los sueños, a ese lugar remoto donde no se vuelve jamás, al otro lado del laberinto que existe en los confines de la soledad, allí nos transformaremos en un eterno silencio de amor, en un eterno grito de esperanza. Mis pasos estarán siempre tras ese instante donde no se sabe si está el amor con su locura, que da un miedo terrible, o la pasión, conjuro de todas las magias, atormenta conocer la verdad de los sentimientos.

Mientras se anda hacia el final, la gloria de poder volver a amar al otro lado, cierra las puertas a la desesperación.
Espérame en ese lugar, algún día cuando tu memoria se borre de los confines mundanos. ¡Espérame! ¡Olvídame! ¡Te quiero!

Te saludo con reverencia y total devoción por tu luz en presencia. Dentro de mí, convives con mis luces y con mis sombras,

Tuya dónde vaya, mundo tras mundo
C.

martes, 30 de septiembre de 2014

La mujer caída © .Novela de Claudia Bürk.( Capítulos I, II, III y VI , V ,IV y IIV )








La mujer caída
Escribí ésta historia en el año 2005, tras morirse mi padre. Consta de XXV capítulos y en aquel entonces confié en un -actualmente- célebre escritor para que me diera su honesta opinión acerca de la historia. Aquel escritor y yo nos convertimos en buenos amigos. Mi amor platónico por él se tornó casi sobrenatural. Años más tarde, apareció de sus manos una novela, que fue un absoluto bestseller en la cual, para mi sorpresa, encontré muchos matices en común con ésta historia. El tiempo quiso que me olvidara de todo sentimiento procesado. De toda confianza entregada. De todo secreto revelado. Pero la historia seguía ahí, publicada en parte, (ya que retiré todos los siguientes capítulos) en un rincón de internet que se llama www.tusrelatos.com. Hoy he querido "rescatarla" del olvido; de los instantes dolorosos que proporcionan los rechazos y las traiciones. Nunca hubo rencor. Sólo admiración y afecto. Hoy la traigo de vuelta. Auqí podéis leer de forma gratuíta la historia hasta el capítulo V. 

Ésta Navidad hacte con el libro completo y en papel de "La mujer caída". ¡No te lo pierdas!                                                                                                                     Sub umbra floreo: c.bürk






Ventanas afuera





Ventanas afuera amanece,
una madrugada más.
¿Tal cómo ayer?
No, ¡como jamás!

La obscuridad, lenta, se desvanece.
Un poco se resiste,
al poco, con más fuerza
casi luchando a muerte.
Solloza, herida de luz padece
en boca de un ave gimotea desconsolada.
Maldiciendo su negra suerte,
De poco le sirve ser alada,
¡el Alba la vence!

El Alma
A la soledad abrazada
El cielo contempla.
Suplica al Alba respuesta,
¡una simple palabra!
Suspira, una, ¡mil veces!
Henchida de clara esperanza;
Se pregunta, ¿la mereces?
Anhelando ser libre, ilusionada.
¡Que la herida cicatrice para siempre!
Ya ha pagado con creces…

Sub umbra floreo: c.bürk
Madrugada del 30 de Septiembre de 2014

lunes, 29 de septiembre de 2014

Análisis de la frase "En internet sólo hay gatos y porno". Relato de humor por C.Bürk.




Últimamente, la frase “Internet se compone de gatos y de porno” me asalta por todas partes. Tanto es así, que algunas revistas del corazón le dedican sección dónde pretenden desmentir el hecho actual de quienes afirman que la famosa red de las redes está compuesta por un 75% de porno y el restante 25% son gatos. 

Perooo, ¡caramba! ¿Qué nos está pasando a la humanidad? ¿Qué hay de verdad en éstos hipotéticos datos? En 2010 se ve que les dio a unos lumbreras de entre las generaciones modernas, por realizar un exhaustivo estudio sobre la sexualidad humana, el cual arrojó un número muy distinto de datos y acerca de qué cantidad de los sitios más populares en internet relacionados con porno y los gatos nos da por visitar. Y aquellos datos fueron alarmantes. Conductores a la auto aniquilación. 

El apocalipsis nos lo trae internet y nosotros, todos nosotros, estamos picando el anzuelo, engullendo el cebo como ávidos depravados. Satanás no tiene cuernos: se presenta en forma de vídeos cuquísimos sobre gatitos adorables y maneras de prácticas sexuales cada vez más bizarras, de esas que hubieran hecho vomitar a nuestros abuelos durante meses, oigan. Aquellos estudios destapaban por fin la verdadera y enorme magnitud de la moda de los gatos en internet, junto al sexo depravado. La cosa de los gatitos iba del mismo palo que las búsquedas masivas de porno. Ya que, Google, estaba experimentando con un cerebro artificial de tecnología avanzadísima que, a partir de los principios y las ecuaciones de la inteligencia artificial, intentaba replicar la materia gris humana. La sorpresa de los científicos y los programadores (sí, de esos gordos, frikis, con gafas y granos) fue mayúscula absoluta cuando, al activar el motor de búsqueda, lo primero que se puso a buscar el cerebro artificial fueron… gatos, ¡tras el porno, señores! 



¡Quién lo hubiera sospechado! ¿Parará alguna vez la fiebre del sexo gallardo y la búsqueda de gatos en internet? No, porque tras la obsesión por el sexo bizarro, los gatos son la fiebre más incurable de la humanidad. Existe “la loca de los gatos” de los Simpson. Está “Tubocat” una web dedicada a un minino particularmente obeso, “Hello Kitty”, “Hister Kitty” (Naaa, muy simple la cosa: memes de felinos haciendo cosas hipsters y muy modernas, “Boozecats” (personal de fiesta, bacante y beoda con gatos insertados como si fueran botellas. Tan sencillo como eso.), “Caturday” etc. Etc. Etc. Etc….(ad infinitum)… El desbordamiento de blogs o tumblrs sobre gatos hace difícil de navegar el mundo felino en la red, buscando cualquier otro dato, fuera de los mencionados y el porno raro con insectos o aliens.

Están los “Hitlercats”, cuadrúpedos mullidos con manchas en la nariz a modo de bigote y que se parecen a Hitler en su fase en auge. La perfección del asunto llega, cuando su pelo es blanco y tiene, además, una mancha negra en la cabeza a modo de flequillo. Los que, en cambio, tienen una mancha parda debajo de la boca, se les conoce en el mundo de los “catfreaks” como “Lenincats”. Hay mininos fumando, cocinando, patinando, dirigiendo películas porno, pareciéndose a actores varios, siendo cualquier cosa más humana que los propios humanejos. Todo está visto e inventado. Tu imaginación ya no tiene nada que aportar. ¡Más le vale que le pegues un tiro a la pobre inútil! 

No voy a ser yo que lo vaya a afirmar, peeero, como algunos llegaron a vaticinar, que justo después de ser alzadas las pirámides fueron los propios gatetes los que se lanzaron a inventar internet, de ahí que internet se hiciera para los gatos. Perooooo, ¿no lo dijo aquel ex ministro polaco, Kaczynski creo que se llamaba, que internet se había creado exclusivamente para el porno? Lo cierto es que, los peludos duendes adorables se han hecho con internet y no veo yo que vayan a abandonar tal barco. Ningún objeto valioso, ninguna práctica de BDSM, Pablo Iglesias ni Obama, es superior a un gato. Aunque la cosa se torne cargante, por superabundancia. El gato gusta de ser visto manoseado, pornoficado; ¡son los celebreties peludos de éste mundo! Y nada le llega ni tan siquiera a las pezuñas. Ningún mozo humano sabrá –por muchos vídeos de porno bizarros que se trague- enredarse, como ellos saben, en su propio rabo.

Se supone que el cerebro humano está en plena fase de expansión. Que cada vez somos más inteligentes… ¿Pero entonces por qué ocurre el fenómeno masivo de meternos en las redes a buscar cuadrúpedos en formato de peluches para soñar? Desde luego, no nos hace falta pensar en extraterrestres teniendo gatos en el mundo; nuestro excelso contacto con unas entes muy superiores en inteligencia. El gato es sueño del hombre (bueno –y lo explicaré a continuación- de la mujer), para ellos somos escoria, purria, vulgos plebeyos y chusma rancia y agilipollada. Y como está de moda el BDSM, nos sentimos cachondos al estar esclavizados por los mininos del mundo que nos usan como proveedores de comida y demás comodidades y conforts. Son unos putos interesados.



Para los mesopotámicos los mizotes ya eran fundamentales para su progreso hacía los idiotas en los que ahora nos hemos convertido. El gato tiene Ultras, como el freak número uno, Sánchez-Dragó que dijo “Dios creó al gato para que el hombre pudiera acariciar al tigre sin temer por su vida”.  
Que los CATLOVER sean mayoritariamente mujeres no es nada nuevo. Y veremos en breve, según mi capacidad de análisis, por qué esto es así. En la edad media las poseedoras de gatos negros ya eran brujas. La cosa tiene miga. ¿Y por qué razón los gatos y no los grillos o las tortugas?

Los gatos son, como dije, humanizables; se les cuelga lazos, se les pone adornos, se miman, cagan y mean solitos en una caja, conviven con nosotras como soñamos que lo harían nuestros maromos (de no estar enganchados y bien servidos a través de beldades con tetas enormes a la red, a través de las webcam con trabolos exuberantes y el sexo salvaje y desmesurado con escorpiones cebolleros de rostros a lo Megan Fox.) 

¡¡Y yo lo afirmo, LO AFIRMOOOO!!!:
¡La humanidad se va a extinguir! Es el mensaje que quiero dar en éste escrito. Yo lo sé. Lo veo venir. Palabrita del niño Jesús. 

Cada vez somos más mujeres en el mundo. Y los machos, ¡ay los machos! O se nos han vuelto autosuficientes, o se aparean con los de su sexo, o bien se sirven de la interminable y variable oferta de sexo de internet. ¿Por qué razón nos iban a querer aguantar ante tanta tentativa facilona -no implícita en aguantar síndromes premenstruales (esos momentos que nuestros adorables gatetes más se nos frotan) – a una tipeja de los más común?

Si bien las locas de los gatos antes eran las supuestas brujas; mujeres de avanzadas edades, verrugas en lo alto de las narices y dedicadas al horneamiento de galletas, ahora la edad de tales circunstancias ha retrocedido a edades que van casi hasta el feto no nato de una fémina. (Hay quienes afirman haber visto en una radiografía de un feto feminino a varios gatetes conviviendo ya en su interior con ellas).



La cosa es que (¡¡¡¡¡Y ME INCLUYO POR TODO LO ALTO!!!!) ahora la popularidad de los gatos nos afecta desde las más jóvenes a las cuarentonas, como ésta servidora, que no es otra consecuencia de la gran frustración que nuestros machos nos hacen padecer. El papelito de “Loca de los gatos” es tan popular como “la puta del pueblo” (en términos feministas; la fémina liberada y desatada sexualmente), la “Tonta del pueblo” o  “La rubia de bote”. 

Ningún mozo de ahora nos comprende como nuestros gatitos.

Al primer desengaño amoroso lo tenemos claro: adoptamos un gatito. Lo que antes correspondía a un acto reflejo de señoras de avanzada edad que ya lo habían vivido todo en materia de amores fallidos. Ahora, en torno a los veinte, treinta, cuarenta… (Ejemm, me señalo…), adoptamos uno, luego otro, luego un tercero… ¡Y la cosa se va de madre! No os engañéis, ¡somos chicas dedicadas a la vida moderna, escribimos blogs de moda, hacemos cupcakes y demás tareas ultra femeninas de los años 60 tan “de mode”, pero estamos tan acabadas como las señoronas que salen en el “Sálvame”. La popular actitud, como venía diciendo, que se iba atribuyendo a las viejas chochas, ahora las asumimos al dar por perdidas todas las esperanzas con el género masculino. Lo que solía reservarse a la vejez, la tradición en sí del asunto, está cambiando: ahora la asumimos gustosamente tras haber enterado todos nuestros anhelos amorosos con el sexo opuesto. ¿Culpa de quién? Del demonio. Es decir, del amo y señor de Internet que ofrece de “to” sin tenernos en cuenta.

¿Consecuencia? Lo dije, y no es que quiera que cunda el pánico: la especie humana se va a extinguir. ¡Lo que Sigmund Freud hubiera disfrutado de los tiempos actuales...! ¡Ah, un visionario!  
                                    
También él,como yo, hubiera empezado a sospechar que hemos retorcidos tanto las cosas que nos hemos olvidado que hay que excitarse con las mujeres de carne y hueso y no hacer que la libido sea hacer que vomite el alma. 

Señores, me sabe mal hacer de adivina malota. Pero el género humano, en efecto, se va a la porra.
(La culpa también es de hacienda que lo permite todo. Pues bien sabe Montoro del poder recaudatorio del porno y de los cuernos…)

¿Qué nos queda por hacer a nosotras? Pues acariciar a nuestros trece gatos, coger la Kalasnikov más a mano o bien sentarnos a ver como los tíos sigan con sus machalagnias (palabra inventada por mí ahora mismo para definir la masturbación masculina ante el PC en marcha y los ojos como platos) y violen hasta a las piedras mientras a nosotras, bragas en mano, nos ignorarán por sosas.

Sub umbra floreo: c.Bürk