Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Entrevista a Claudia Bürk acerca de su nuevo libro “Los secretos del invierno.El libro de las almas blancas".

Entrevista a Claudia Bürk acerca de su nuevo libro “Los secretos del invierno (El libro de las almas blancas)

A Claudia Bürk (1971) la reconocemos en cada línea que escribe. Sin embargo, es capaz de ofrecernos una diversidad de obras que sorprende y mucho. “Los secretos del invierno. El libro de las almas blancas” provoca en mí ganas de seguir leyendo. Siento pena al cerrar el libro. Porque se ha acabado. El libro incita al conocimiento de uno mismo, lo que se manifiesta paulatino, gradualmente y fragmentario, semejante en la formación de una perla. Un libro que persigue las falsedades para ejecutarlas. La autora, con gran brillantez, nos sirve lo intraducible, la invisibilidad de los mundos que van más allá de nuestros juicios, de nuestros mundos secularizados. Al leer esta obra, he sentido sostener una estrella entre las manos. Leyéndolo, el tiempo voló.



Me llama la atención el título del libro. ¿Cuál es su propósito?
Nada como dejar el tiempo hacer. Y este libro ha nacido de manera súbita, sin esperarlo. Cuando tocaba. Cara al invierno. Me puse a escribirlo como si el propio libro pidiese nacer. Pensé en hacer de este libro algo especial: de cara al frío, de cara a la navidad. Quise escribir un libro que emulara los libros de cuento antiguos, -de ahí su estética, sus ilustraciones (Son de Ricardo Muñoz)-. Sin embargo, el lector se va a encontrar con muchas sorpresas. Con relatos muy dispares, que atraviesan la piel y la sangre. Algunos escritos parecen cuentos, otros en absoluto.
Pretendí hacer una distinción de este trabajo con referencia a mis otros libros y novelas, para llegar a un lector determinado: el lector selecto, ese que aprecia la literatura por encima de todo. Un lector que no opta por leer libros de famosos de la prensa del corazón, ni demás cosas escritas para vender, cotillear o sólo entretener. Yo escribo además de entretener para concienciar, para incitar a pensar libremente. Opto por escribir libros que se comprometen con un lector sin prejuicios ante la vida, que disfruta de lo que unas veces es hierro y otras, seda. Este es un libro para lectores, lectores. Que siempre buscan la narración, la literatura de calidad. Un lector de alma blanca, como una pizarra en blanco.
Con esto último, ¿a qué haces referencia?
Los buenos lectores son selectivos. No leen cualquier cosa. El lector de alma blanca, deja reescribirse. Encuentra aliciente, motivación para pensar por sí mismo en los libros que elige. Encuentra inspiración vital en los textos. Por todo ello, “Los secretos del invierno (El libro de las almas blancas)” elige a este tipo de lectores.
¿He entendido bien? ¿El libro los elige a ellos o ellos eligen al libro?
Sí, sí. Es una especie de eslogan que le puse a este libro y así consta en la contraportada: “Porque tu alma es blanca como la nieve, como el lienzo sin pintar, como la pureza del que prescinde del juicio, como quien siente de verdad. Porque este libro te ha encontrado a ti y te acabará hechizando.”
Me consta que estabas a punto de publicar una novela, pero de súbito la has pospuesto para publicar este compendio de relatos, reflexiones y poemas. ¿Cuál ha sido el motivo?
Una urgencia. Este libro tenía que venir antes, aunque no fuera previsto. Me explico: había acabado de escribir “Madame Toilette”, la novela a la que te refrieres para llevarla a publicar en breve, y justo me tocaban unos días de vacaciones en la empresa en la que trabajo, así que me tomé unos pocos días libres en Andorra. Ahí topé con algo muy “gordo”. Allí lo llaman “leyenda negra”. Pero descubrí que no era tan sólo una leyenda. Y me arriesgué a escribir la historia, que por cierto, es el primer relato que abre el libro y es casi tan larga como una novela corta. La historia me secuestró. Como si pidiera ser publicada. No obstante, el lector entenderá a lo que me refiero al leerla. Ha sido arriesgado escribir todo eso. No sé qué consecuencias podrá tener. Andorra es un estado policial, de silencio y apariencias. Ahí nadie se atreve a hablar…Pero sentí que había cumplido con un deber: dar voz a los silenciados. A lo que se trató de ocultar durante más de setenta años. Ahí dejo eso.
¿Cuál ha sido tu objetivo al escribir este libro y también los demás?
En una frase: hacer oscilar los prejuicios que andan por ahí sueltos como un demonio. También escribir libros solidarios, con los que recaudar beneficios para ayudar tanto a animales como a personas. Escribo cosas muy dispares, diversas tanto en estilo como en temática. Creo que hay que leer de todo para liberarse de la influencia de las monomanías, de la ideología como superstición sectaria; que quienes andan pegados a una sola idea se alejen de esas obsesiones, de las alimañas inmorales pegadas siempre al establishment que más calienta. Que mediante mis escritos usen el libre-pensamiento.


Háblanos de los escritos que contiene “Los secretos del invierno. El libro de las almas blancas”.
Consta de cuatro partes: la primera, unos relatos escogidos a conciencia. Como dije, el que abre el libro es la escalofriante historia basada en hechos reales que ocurrieron durante la Segunda Guerra Mundial en Andorra, relatados a través de una médium que contacta con una niña asesinada. Trato de concienciar a los lectores que el pasado sigue vigente y se repite en la actualidad. Muchos otros relatos hablan de la esclavitud de la apariencia, de los prejuicios contra el diferente. También de la importancia que tienen los animales como seres con plenos derechos.
La segunda parte consta de reflexiones que inciten al lector a pensar por sí mismo y ampliar lo asimilado. Algunos –como los relatos- escritos con sorna y sarcasmo, otros incitan a la positividad y a la auto mejora.
La parte tercera la compone un compendio de poemas muy diversos, en estilos muy diferentes. Algunos poemas son casi quijotescos o cervantinos. Otros hablan de la concienciación del medio ambiente y la naturaleza.
La última parte la cierra una oración (no religiosa) que escribí en su día, con el corazón en la mano.
¿Entonces dices que el 100% de los beneficios que obtengas con la venta lo donarás?
Así es. No quiero ganar nada. No quiero ganar dinero ni fama. Ni otras cosas absurdas para mí. Tengo un trabajo, además de escribir libros. Tengo techo y comida. Ropa que ponerme. No paso frío. ¿Qué más puedo pedir?
Gano cuando puedo ayudar a quienes tienen mucho menos que yo. Gano, cuando me leen. Gano, sabiendo que con esos beneficios algunos animales y personas consiguen ayuda, alimento o dignidad. Mientras jugamos a activistas en las redes sociales, mientras hablamos de solidaridad sin mover un dedo, en el mundo las cosas van empeorando delante de nuestras narices. Para mí es como ir paseando por un precioso parque; un recinto de libertad y bienestar para unos, hasta llegar a la verja de entrada y ver a otros delimitados por la miseria, el hambre y la privación de derechos. Yo no quiero un mundo así, un mundo partido en dos; medio paraíso, medio infierno: el mundo es de todos. Debe ser un Edén para todos los que lo habitamos. Para que eso un día sea así, me levanto cada día. Vivo y respiro.
Animales, hombres, naturaleza. Muy pocos parecen darse cuenta de que somos una unicidad, que estamos todos hermanados. Que ignorar la miseria de otros, es miseria propia. Las apariencias echan arena sucia en nuestros ojos. Debemos abrirlos y mirar de frente a quien está peor. Son tiempos de arrimar el hombro. De renunciar, si hace falta, a cosas para compartirlas con los demás. No concibo mi existencia de otra manera. Ya no me siento bien teniendo mejor vida que la de otros. Ya no puedo ser feliz negando a otros lo que yo doy por normal cada día. Hay quienes no comen tres veces al día. Yo sí lo hago. Y no quiero tener mayores privilegios que mis hermanos los animales y los demás.
Hay seres privados de todos sus derechos. Encarcelados. Maltratados. Ninguneados. ¿De veras alguien puede obviar eso? La solución es tan sencilla que cabe en un apretón de manos: compartir. Comprender. Hermanar. No juzgar. Ayudar. Con este libro los lectores ayudan. Me ayudan a mí a ayudar. Sin los lectores, el proyecto de ayuda sería nulo. El merito es de ellos. Yo sólo he puesto la idea y los escritos. Poco más.



¿A quienes ayudarás con la recaudación? ¿Cómo lo haces?
Por ahora, con otros libros, hemos ayudado –los lectores y yo- a Cáritas. Con otro, al Santuario Gaia de animales (un lugar en el que ayudan a animales que han sido liberados de la explotación o del maltrato). Ambas son entidades muy fiables dónde sé que el dinero va a ser empleado íntegramente a las causas de ayuda. Estoy pensando en ampliar y dirigirme a otros Santuarios o entidades de ayuda humanitaria, pero quiero comprobar antes si son fiables. Por el momento, con Gaia y Cáritas. No obstante, el lector podrá elegir, indicándolo en el email que me remita para pedir el libro.

El libro pueden pedírmelo a mí directamente, escribiéndome a
o remitiendo un mensaje a la página del libro que tengo en facebook que es la siguiente:

Yo les contestaré enviándoles mi número de cuenta dónde harán el ingreso de los 14,95€ más el gasto de envío (alrededor de 4€; debo preguntarlo aún en correos). A mí el libro me costó 8€ hacerlo. El resto, o sea el 100% de ganancias irá destinado a Gaia o Cáritas. Aporto siempre el justificante de ingreso de las donaciones, así como un recuento exhaustivo de los libros que se venden, con nombres y datos. Todo es transparente y fiable. Como dije, tan sólo me mueve ayudar y hacerlo libre de ambiciones personales como ganancias o vanidades.

Entrevista por Tomás Morón
“Arte Tomás” en Facebook


Libro:
“Los secretos del invierno. El libro de las almas blancas.”
De Claudia Bürk
Editado por Editorial ENDE
ISBN: 978-84-944665-9-5
Ilustraciones interior y cubierta: Ricardo Muñoz

Comentarios

Entradas populares