Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Análisis grafológico de la letra y firma de Pablo Iglesias (Por Claudia Bürk)



Análisis grafológico de la letra y firma de Pablo Iglesias


Basándome en unos manuscritos del líder de PODEMOS, he podido realizar el siguiente análisis. Además encontré una carta manuscrita y firmada, en la cual podía apreciar su letra más personal, ya que lo demás parecían apuntes dónde mostraba una letra más tipográfica.
Los márgenes que Pablo deja a la izquierda, las formas de sus letras, los enlaces de unas letras a las otras, me hablan de una persona muy organizada, superior en inteligencia. Ordenada en sus conceptos mentales. Y de gran inteligencia emocional. El tamaño de su letra y en comparación con su firma (bien legible y con poca rúbrica sin que esta “toque” la firma) me habla de un sujeto (y es curioso, dada su imagen pública) más bien introvertido. Cierta timidez y reserva.

Pablo tiene las ideas muy claras. Y su orden mental es el de un genio. Su letra esta inclinada hacia la derecha en un ángulo de 96 grados, lo que es de nuevo positivo, ya que muestra afectividad, cordialidad y emotividad sana. Es, diríase, la inclinación perfecta.  Su firma bien legible y con rasgos idénticos a la letra, tanto en tamaño como en forma, rasgos y presión, me indican a una persona franca, como se diría “lo que se ve es lo que hay”. Franco, sencillo, ante todo sincero y con un justo auto concepto; es decir, ni demasiado vanidoso ni tampoco por el lado contrario, hay complejos. Cierto es que hay tendencias a llevar la inclinación hacia la izquierda en su firma y eso denota cierto retraimiento, reserva y nuevamente, observo introversión. Pablo Iglesias es alguien muy consciente de sus propias limitaciones, de sus fallos y fuertes. Esto es francamente positivo en un político.

El subrayado doble bajo su firma me indica sencillez de espíritu y que está muy reconciliado con  su vida familiar y profesional. Lo cierto es que hay una angulosidad llevada a la izquierda que me indica que no está del todo reconciliado con su vida pasada (agresividad mal canalizada y algunos rencores del pasado).
Las letras iniciales de su firma, de todo lo que escribe, se mantienen pequeñas. De nuevo, un grafismo muy positivo, ya que denota ausencia de egolatría. Aunque es cierto que su nombre aparece más grande que su apellido y denota un ligero encubrimiento de la modestia.
Los márgenes superiores de Pablo me indican tenacidad, su mentalidad es abierta, adaptativa y flexible.
Si es cierto que pese a que su letra y la firma es ascendente –lo que indica una sana ambición, ilusión, entusiasmo y energía, los finales caen un poco hacía abajo, lo que puede indicar cansancio mental y agotamiento físico y psíquico.
También observe las así denominadas “chimeneas” (concepto grafológico para definir huecos entre las palabras) y esto indica claramente agotamiento.

Sus “s” minúscula están algo “mal acabadas” lo que me indica que no encaja demasiado bien ser criticado.
Yo destacaría de todos los grafismos observados en su letra lo siguiente:
Mente muy procesadora, ágil y rápida. Realista y de una emotividad intensa que sabe gestionar a la perfección. (Lo contrario de un psicópata, pues). Una cabeza muy bien amueblada y con una ambición sana y bienintencionada. Muy sincero. Nobleza de espíritu. Sano y muy capaz.
Naturalmente he podido ver más cosas que me reservo, como su sexualidad o psicología más profunda, pero no es menester ponerlo públicamente, pues pertenece a la privacidad y no tiene mayor relevancia, ya que no presenta anomalías algunas.

Claudia Bürk

Comentarios

Entradas populares