Ir al contenido principal
Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Comprendiendo al genio: Ricardo Muñoz. Pintor.


Comprendiendo al genio


Decía Salvador Dalí de sí que el hecho de que él mismo no supiera cuál era el significado de su arte, no significaba que no lo tuviera. Ricardo Muñoz, empero, es muy consciente de lo que nos desea hacer saber, de cuánto y cómo quiere hacer hablar a sus pinturas. Y las deja hablar. Y espera paciente a que escuchemos sus exclamaciones.  La originalidad de sus colores, diestramente escogidos según el barómetro emocional de las personas y su habilidad técnica a la hora de pintar, lo están haciendo muy popular, hasta el punto de que muchos le escriben, argumentando sentir un je ne sais quoi expandido en las entrañas. 

 Con elementos tales como manzanas, llaves, conchas marinas o pechos femeninos, Muñoz expresa sus complejos sentimientos hacia su madre, con la cual le une y le ha unido una relación de lo más especial. Ya desde los primeros cuadros pintados por el artista, donde muestra lo que será su aporte al movimiento metafísico, un estilo pictórico muy de Ricardo Muñoz aunque en su origen se produzca en 1917. Al igual que entonces lo hicieron muchos, Muñoz abandona la representación fragmentada  y retorna a los valores tradicionales de solidez geométrica (formas naturalistas bien definidas, con sensación de peso y volumen; iluminación que resalta los objetos; composiciones estables) y elementos clásicos; con ideas enigmáticas, lo onírico, el juego con las perspectivas y las inclinaciones misteriosas de los pintores renacentistas italianos, valores también presentes en la pintura de Chirico. 

Utilizando las habilidades adquiridas, Muñoz pinta en forma muy detallada los resultados de una imaginación libre de toda opresión. En cuanto a los temas escogidos, parece que en esa liberación la figura de su madre es la más importante. También lo llegan a ser su padre y su abuelo, presentes y representados en muchas formas sobre el lienzo. Ricardo Muñoz obtuvo de su familia, de su padre y de su madre una inspiración  incondicional hasta que resultó evidente, que en su intención de llevarlos a la felicidad en todos sus cuadros, Ricardo está dispuesto a desafiar al propio destino que se empeña muchas veces en contradecirle en ese deseo. El pintor nos dejó evidencias sobre lo difícil y traumático que resultó para él, el distanciamiento de su madre. 
La llave escondida en alguna parte en el lienzo coloreado con el sentimiento a ocasión, es el elemento central de algunas pinturas de Ricardo Muñoz: el deseo casi desesperado de que alguien abra el significado brutal de sus obras y acceda al tesoro: su impresionante talento para representar los sentimientos humanos, casi siempre inexpresivos en las mentes, mediante técnicas sutiles y representaciones objetivas.



La cercanía y la ubicación de las emociones humanas en relación a la roca, a una pieza de fruta, a unas escamas de pescado, ayudan a explicar  la intención del artista mediante el simbolismo. Nótese también, en todas sus obras un abrazo con la naturaleza, con el Dios en el Todo. En relación con el diablo tantas veces asistente en sus obras, Freud escribió que la presencia del maligno en el arte representa impulsos  que la persona teme dejar salir. Surgió  con los años y el empeño de las manos de Muñoz del deseo de explorar la vida interior imaginada, contenida o sufrida, de sentires cotidianos, representándolos fuera de los contextos habituales que sirven para explicarlos: su solidez en el trazo, su separación-unión con los elementos naturales, el diálogo secreto  tiene lugar entre sus telas y sus colores. Esta atención a la simplicidad de las cosas ordinarias, que apunta a un estado del ser más alto, se une a la consciencia de que la emoción  en nosotros nos hace a nosotros. En todas las pinturas de Muñoz, las irrealidades parecen lógicas y creíbles. Sus obras, un ensueño. 

Muñoz ha comprendido muy bien lo que un día también Chirico escribió: “Hay más misterio en la sombra de un hombre caminando en un día soleado, que en todas las religiones del mundo.”

Reseña por Claudia Bürk

Más acerca del artista en Facebook:
 https://www.facebook.com/pages/Mu%C3%B1oz/158696879465?ref=ts&fref=ts

Blog del artista Ricardo Muñoz:
http://ricardo-mu.blogspot.com.es/

Comentarios

  1. SENCILLAMENTE.... ME ENCANTA, ME EMBELESA COMO ESCRIBES Y EL ARTE Y HACER DE RICARDO.... ME ENCANTAIS Y ESTOY ENAMORADA DE VOSOTROS, VUESTRA BELLEZA ESPIRITUAL,VUESTRA DISPONIBILIDAD HUMANA.... OS QUIERO

    ResponderEliminar
  2. Bellísima interpretacion del arte de Ricardo Muñoz, desde esa faceta que te hace conocerle muchísimo más que el resto de los humanos que solo interiorizamos su obra.
    Aunque él en su obra ya nos da pistas de lo que desea representar con cada color a nosotros nos llega de forma diferente, pero sí que consigue cautivar nuestra mente y nuestra alma hasta límites infinitos.
    Muy importante ese punto de vista tuyo que aporta nuevos conocimientos a la obra del artista, al que, una vez conocida su obra no podemos de hacerle un seguimiento total en espera de que lo siguiente que pinte sea aún algo muchísimo mejor que lo anterior y que nos sorprenderá siempre aunque no se espere la sorpesa que llegará a nuestro espíritu como un nuevo desnudo de su ser espiritual.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien definido al genio, Claudia. Los felicito a los dos encarecidamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares