Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Prólogo del nuevo libro de relatos "Detrás de la mirilla"



Portada diseñada y realizada por Ricardo Muñoz

Prólogo para mi nuevo libro de relatos "A través de la mirilla"
«Escribir la vida íntima del mundo y de los otros, es también buscar ese lenguaje de la intimidad de los otros –mucho mejor alejado de una misma esa trascendencia escondida en diálogos oídos en la tienda de la esquina, o en conversaciones con la gente corriente de cualquier lugar.                                                                                                                             
Una es una presente de la picaresca en el mundo.                                                      
Una asiste como simple espectadora a los aspectos más desagradables de la realidad: a todo lo hipócrita. Paralelamente, emparejada con el análisis de las pasiones que hacen del vivir la existencia. Y por fortuna también cómo subversiva observadora de todo lo noble, de lo precioso o de lo más prosaico.                                                                                      
Anegada a conciencia en esa naturalidad cotidiana a la que a menudo hacemos el vacío, por vulgar, trato de descubrir en mis relatos algunos de los aspectos más corrientes del mundo. También entrañándome en algunas de esas cosas a las que nunca idealizaríamos. Tal vez porque creo que la claridad es la respuesta más sincera para las culpas y las vergüenzas                      
Nacen así las vicisitudes del argumento de cada relato; a menudo arraigados con su esencialidad en los detalles menudos. Me gusta así contar historias en virtud de lo inconfeso, dar aliciente moral a los dilemas humanos más crudos y narrar aunque sea con desgarro lo que es a menudo visto como vergonzoso.                                                                                             
Lo aquí relatado redime del vivir sin culpa, sin juicios, desde ídolos de barro. De estas páginas, de todo cuanto escribo y escribiré emerge por tanto una mujer aplicada a una sola tarea: guardar la memoria de ciertas vivencias humanas generales. Tal y cómo lo haría una invisible convidada a la escena de un crimen: describiéndolo sin modificar un ápice del mismo. Con mirada imparcial: buscando hacer sin concesiones a la impresión personal, a cara descubierta y en estado puro de las cosas. Lo que está por decir es infinito. Me duele el silencio de este mundo que en su dicotomía, con todas sus excrecencias trascendentales claridad/oscuridadcontinúe dirimiéndose rumbo a los malentendidos, a la desavenencia de sus habitantes.                                              
Así me hice escritora porque siempre he pensado que entender a los libros era la mejor manera de hacerlo con el mundo, de modo que cuando apartemos la vista de las hojas, lo real se torne materia interpretable. Que todo texto sea incluso más claro que lo sucedido. Ya que, justo en eso, reside el tremendo poder de la literatura: que la realidad siga, por fin, a la expresión».

Sub umbra floreo: C. Bürk

                                                   
                                      Dibujo ideado por Claudia Bürk y realizado por Ricardo Muñoz

Comentarios

Entradas populares