Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Etiquetada.

Siento ser como soy.
Y de veras siento que eso moleste a algunos. O que otros se aparten de mí al leer lo que voy a reconocer aquí,pero es cierto: soy una peligrosa reaccionaria que no soporta la desigualdad, las gilipolleces, los elitismos, el maltrato a inocentes...Y sí, soy antimonárquica, anti etiquetas y banderitas (soy hija de varias "razas"...). Animalista (no tienen voz, pero tienen mis cuerdas vocales, mis uñas y zarpas...) Anti maltratadores (porque ningún niño, inocente o impedido debe sentir represión...) No temo actuar en contra de los hijos de la gran puta que mancillan un paraíso de los justos. Y no temeré dejarme la vida por esos otros. Cada día me levanto por esa razón.
Mi lucha es desde las sombras...
Y sé que pagaré con esa vida mía las injusticias que un día serán sólo cruel recuerdo de la crueldad y desigualdad presentes. Mi fe es la justicia y nací para el cambio.
Mi bandera es la rebelión. Me niego a formar parte del borreguismo...
 Sí: ¡reaccionaria! No lo niego. Reacciono a muchas cosas. Reacciono al exceso de retórica referida a las patrias,  a las cuestiones de distribución de las riquezas y la solidaridad. Siento que encubre algo agazapado y siniestro, algo que puede conducir a un GULAG o a algo mucho peor. Ni salvadores ni imperios, ni partidos omniscientes...
Soy reaccionaria, muy cierto; también a esas ciertas antitéticas, anti doctrinas, aquellas que afirman que no hay valores universales. Que no hay igualdad de especies y razas, ni seres vivientes. Y que está tan mal comer una lechuga que clavar banderillas a un toro, poner amonestaciones en el secundario como practicar la ablación del clítoris en África. Que está tan bien violar niños como rezar en misa, o que es tanta la libertad como la tiranía...
Soy profundamente reaccionaria. Pese a quién le pese. Les joda a quién les joda (va para ciertos familiares míos…) Soy reaccionaria a las ideas gilipollas de, por ejemplo, la iglesia católica o el islam, o la religión que adora a un gordo norcoreano. Si aquellos emprendedores del siglo XIII, los que rompieron el monopolio del poder del Obispo y del Señor, hubieran seguido obedientes a los gilipollas, aún no existirían los antibióticos y moriríamos a los 30 años….Aunque en cierto modo seguimos viviendo en la Edad Media.
Soy jodidamente reaccionaria, también en lo que a la familia se refiera: a ver si pronto descubrimos algo mejor que hominizar a los niños, y feminizar a las mujeres y los transformamos todos en personas. ¡Ya está bien de inventos fracasados! Clichés. Imposiciones. Roles: ponen cachondos a sus creadores, pero engendran gente incompleta o con serios problemas de identidad y una enorme falta de auto conocimiento. Y así va todo…
Amo la verdad.
Y por eso me gusta la historia y prefiero la ciencia: la historia nos llega alterada, escrita por los vencedores. Dónde reprimidos han sido acallados a golpes...
Soy entonces un reaccionaria... Una peligrosa reaccionaria. Incómoda. Muy incómoda. Porque no temo...
Lucho a sangre porque al fin se decrete la regla de la JUSTICIA, sea premiada la osadía y la audacia en nombre de la Libertad. Soy reaccionaria en contra de un mundo orwelliano, sin moral, sin entorno, sin miramiento, sin límites, impositivo, sin empatía, y sin escrúpulos. Lucho a muerte por transforma el juego caprichoso de los egoístas que se consume a sí mismo.
Soy reaccionaria. Porque aun creo que el individuo (hombre o ANIMAL) es único y que está por encima de la clase, la nación, la especie, el sexo, las soberanías y las etiquetas. Creo que tan sólo individuos libres, igualitarios y felices crean, engendran e inyectan LIBERTAD, IGUALDAD, FELICIDAD al mundo. Que cualquier tipo de gobierno es una coartada que lleva siempre a una dictadura…
Y que votar debería ser rigurosamente meditado para que cumpla con las funciones básicas y reales; que no se arrogue el derecho de representar a los ciudadanos, que no encarne destinos o fines para los que nunca nadie le dio consentimiento.

Vivo entre ratas y gatos. Y de ellos he aprendido un millón de cosas. Del ser humano sólo una: que no sabe nada sobre sí mismo. Y que -o eso cambia y se mira primero a sí mismo-, o el mundo se va definitivamente a tomar por el culo.

Sub umbro floreo: c.bürk

Comentarios

Entradas populares