Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

El trato indignante (maltrato) de la empresa ROBAFONE ESPAÑA S.A. (O: lo que tiene el querer y no poder)


El trato indignante (maltrato) de la empresa ROBAFONE ESPAÑA S.A.
(O: lo que tiene el querer y no poder)

La situación a la que estamos llegando en este país con las empresas de telefonía (y demás trampas del sistema capitalista ahora truncado) no tan sólo es lamentable sino que roza el maltrato en todos los sentidos. Creo que no soy la única a la que un problema de esta índole le ha costado una crisis de ansiedad.

La actuación de estas empresas pasa de castaño oscuro a ponerte negra. No solo te cansas de sus desplantes y barrabasadas, es que el descaro con el que proceden es vergonzoso y delictivo. A toda costa pretenden mantener activos los contratos, quiera o no quiera el cliente. Se pasan por el foro de los huevos lo que hagas en tu defensa, hasta te niegan en tu cara haber recibido un Burofax con validez legal, todo para seguir manteniendo un contrato activo y seguirte cobrando. ¿Por qué motivo logran hacer todo esto y joder la moral del cliente hasta el punto de la desesperación? Evidentemente porque la ley les deja actuar. Queda recurrir a consumo y Teleco, pero estos también te marean y te ponen pegas. A continuación voy a exponer mi caso, a día de hoy, dos de octubre de 2011, no resuelto.

Debido a mi manera de ser, procuro no estar muy “unida” al sistema capitalista que nos rige la vida, con lo cual procuro no deber nada a nadie. Vivo sin hipoteca, jamás pago a plazos y por supuesto no tengo teléfonos de contrato sino de prepago. No obstante, hace cuatro años contraté con Vodafone – oh, ¡perdón, me equivoqué con la ortografía, me refiero a Robafone!- la modalidad tarifa plana de Internet MODEM. Lo acordado eran 39€ mensuales y en su día lo acepté. Hasta ahí bien, sólo que cada año me subieron la tarifa hasta que acabé pagando 47€ mensuales y el servicio daba problemas muy a menudo. Pues bien, este mismo año a día 30 de mayo acudo a una tienda de Robafone para dar de baja el servicio. Como sé que si no lo haces desde un sitio “oficial” luego tienes problemas, pues lo hice desde la tienda en la que en su día contraté el servicio y en la cual se me entregó un acuse de recibo del Fax enviado a la compañía, sello, firma y fecha.
Bien, ahí pensé que el asunto estaba concluido. Cual fue mi sorpresa que tras pasar el día 6, 7, 8, 9 y hasta 11 del mes siguiente no tenía la factura de mayo de Robafone. Me extrañó. Tras llamar al 123, (si llamas al 123 te dicen que corresponde al 1444. Llamas al 1444 y te devuelven al 123 y así todo el tiempo…) Y tras esperar la buena media hora y el trato aséptico de los operadores sureños, se me informa que la línea sigue de alta y que no han recibido ningún Fax. Empiezo a sospechar. A día 11 de Junio doy orden en el banco de bloquear los pagos a Robafone. Envío otros tres Fax a todos los números posibles que me dan en el departamento de bajas. Tras unos días y volviendo a llamar, me continúan diciendo que no han recibido Fax alguno y que la línea sigue de alta. Tras desesperarme y ya no saber qué hacer, decido en el mes de agosto enviar un burofax con certificado de texto y validez legal al domicilio físico de Robafone España de Madrid. De vuelta obtengo el acuse de recibo con el nombre y DNI del tipo de Robafone que lo ha recogido. Antes de todo esto, situándonos en el mes de Julio, recibo varias cartas de la empresa Credipoor (contratados por Robafone para acojonar al cliente) y estos alegan que debo a Robafone 67€ porque ellos me dan la baja temporal por impago en junio.

¿67€? ¿De qué? Tuvieron diez días para cobrarme la factura mensual que curiosamente siempre llegó alrededor del día uno de cada mes y ese mes no llegó y fue a cosa hecha. Y luego alegan que me cargan parte de junio, cosa que no me corresponde.
A día 30 de agosto y tras varias “amenazas” por parte de Robafone y Credipoor, llamo a ambas empresas. En Robafone me cuelgan continuadamente el teléfono, me niegan a darme un número de incidencia y me hablan de mala manera. En Credipoor me tratan como si fuera una delincuente morosa, con poca dignidad y tono de burla, diciéndome que pague y luego solicite la baja y que es lo que hay.
A día uno de septiembre llamo por última vez a Credipoor, alegando que quiero el asunto arreglado, ya que voy a estar un mes fuera de vacaciones. Me atiende un mozo austral que parece entrar en razones y afirma que en efecto Robafone ha recibido el Burofax y que yo tengo razón y que la cuota a pagar son los 47€ reales. Eso sí, me pregunta, como quien no quiere la cosa, si he denunciado en consumo, a lo que le contesto que aun no porque esperaba una resolución amistosa.

El hecho de que aun no hubiera denunciado les dio por supuesto, carta blanca para seguir acosando.
Tras un mes fuera y volver a casa el día 29 de septiembre, me encuentro el buzón nuevamente repleto de cartas tanto de Robafone como de Credipoor y otra que confirma que me habían ya incluido en una lista de morosos. Mi desesperación es tal que comienzo a llorar y tengo una fuerte crisis de ansiedad. Llamo a Credipoor y nuevamente me hablan de mala manera, pese a notar mi estado de angustia, ya que no podía hablar por el llanto. Al no saber qué hacer ya, decido llamar a Robafone y pagar la cantidad inventada por ellos de 67€ pero con la condición de que entonces de una vez me concedan la baja de ese servicio. Otro sureño me atiende, y al querer pagar es muy amable y correcto. Le paso mi número de tarjeta de débito y todo es rápido. El pago se efectúa. Pero cual es mi sorpresa, que me ponen 40 minutos en espera (¡mirado por el reloj!), antes de pasarme con el departamento de bajas. Cuando por fin se pone otra señorita extranjera (su acento es tan cerrando que me cuesta entenderla), ésta me comenta que no me puede dar la baja por teléfono y que tengo que enviar otro fax. Le ruego que me atienda, le explico que envié ya un total de cinco fax desde el 30 de mayo, uno de validez legal, pero ella dice que nada de eso le consta y que ahora que he abonado los 67€ el servicio sigue activo y debo pagar todos los meses, incluido septiembre y los meses según vayan pasando.
¿Puede imaginarse alguien mi angustia y desesperación? Tras tantos meses con esta odisea, lo único que he conseguido al pagar lo que no debo es empeorarlo todo y que no me den la baja.

Mi decisión ahora es clara. El viernes he ido a consumo a poner una denuncia, lo mismo haré en Teleco. Como consumidora estafada, maltratada y acosada, reclamaré por todos los medios los miserables veinte euros de más que hasta ahora me ha cobrado y todo lo que piensa cargarme Robafone por un servicio solicitado de baja hace ahora más de cuatro meses. Por mi experiencia, Robafone a la cabeza de los sinvergüenzas.
Mi experiencia ha sido de maltrato, vilipendio, ofensa, denigración, retractación, ultraje y humillación absolutos hacía mi persona. Todo lo que digo es poco. He gastado mucho dinero en llamadas, cartas, (el burofax me costó 30€), he sido tratada como una delincuente, cuando jamás en mi vida he debido a nadie, ni banco ni entidad alguna, un mísero céntimo. Mi problema sigue sin resolverse. Los malos modales de Credipoor asimismo quiero denunciarlos en consumo. Soy una persona muy responsable, correcta, ciudadana ejemplar. Quizás eso ya no sirve de nada en esta sociedad actual. Me eduqué en Alemania y me han enseñado honradez y modales, cosa que aquí sólo me ha servido para que se me haya tomado el pelo, porque de no haber pagado cristianamente durante los cuatro años todas las mensualidades, seguramente no me habrían acuchado y coaccionado como lo han hecho.

¿Moraleja? Te tienes que volver una hija de puta como ellos para tratarles. ¿Consecuencia? Jamás de los jamases ningún trato ni con Robafone ni con ninguna compañía de teléfonos. La única manera de vivir es hacerlo en libertad sin ataduras de este tipo. Mantendré un único teléfono y de prepago. NADA pero NADA jamás se debe pagar a plazos, tal y como vengo haciéndolo bien. ¡Que nadie nos manipule! Es mejor tener poco, vivir con lo justo y lo necesario, pero que no nos manejen. No hacen falta Iphones, ni lujos para ser persona. A la mierda todo. Salgo de este sistema capitalista que va a acabar con nuestras vidas. En definitiva, si no quieres que te timen, tira el móvil a la basura, pues cambiar de operador de poco va a servir. O ponte a prepago y listo. Evito los centros comerciales. Voto en blanco. Hago caso omiso a cualquier intento de manipulación o publicidad. Nada de canales de televisión de pago.

Bueno, yo es que ni veo la tele, nunca veo la tele…

La decisión ya la tomé y tengo la gran suerte debido a mi situación personal de tener una vivienda pagada, con terreno. Tengo mi huerto. Y en primavera pongo mis cuatro gallinas y a vivir con ellas pero sin otras aves como lo son los buitres que me acosen y jodan la vida. Como no me alimento de carne, cultivo así mi propia comida… ¡Hasta la ropa me la coso yo misma! Todo lo que no sea consumir, recurrir a bancos y entidades del sistema capitalista lo estoy evitando. Prefiero que me tilden de antisocial, rara y pasada de moda antes que ponerme a la altura de esos carceleros. Y lo peor de todo es que nosotros mismos nos metemos en sus jaulas….¡Y a echarle cojones a la decisión, que es la única manera de sobrevivir!

Si, amigos yo soy BOBAFONE, ¡todavía!, otra bufona más con la que se divierte ROBAFONE ESPAÑA S.A. Pero quién ríe el último, quizás ría mejor como dice el refrán.

Sub umbra floreo: C.Bürk

Comentarios

  1. Los españoles tenemos demasiada concesión con estas empresas yo a base de palos ya he aprendido que a la primera que pasan de mi reclamación al canto y a consumo a denunciar, estas empresas abusan del buenismo del cliente.

    En cuanto a lo que te incluyen en una lista de morosos primero decirte que esas empresas no son jueces por tanto tu no eres delincuente de nada ni has cumplido delito alguno mientras no lo diga un juez, si esas empresas no denuncian a sus morosos no se creerán tanto que somos delincuentes, que nos denuncien si lo tienen tan claro.
    Ademas si tal como dices no vas a depender del sistema capitalista ni te preocupes, mi madre lleva años debiendo 80 euros a Orange (la naranja podrida les llamo yo) porque la paso lo mismo que a ti y vive tan feliz pasa de ellos y de su agencia de cobro absolutamente y no ha tenido ningún problema con otras empresas ni con bancos por estar en esa lista de morosos, cuando la mandan una carta ni la lee y cuando de vez en cuando la llaman amenazándola con un juicio se hace la despistada y les dice que ella no se acuerda de deberles nada que se habrán equivocado de persona que sera otra señora, que si la quieren denunciar que la denuncien y no veas que cabreos se pillan, cuando la llaman pone el teléfono en manos libres para que todos lo oigamos y nos podamos reír un buen rato. Mi madre de hecho ha contratado muchas otras cosas y ninguna empresa le ha puesto la pega de "oiga sale en una lista de morosos"

    Aun asi a mi me han contado en algunas oficinas de bancos que no hacen ni caso a esas listas de morosos si no debes cantidades grandísimas, según me dijeron estar en una lista de morosos es de lo más común (me supongo que porque como bien dices tu estas empresas no suelen ser comprensibles con el cliente) y que los bancos aunque les sale el aviso pasan olímpicamente porque si no se quedarían sin clientes y que a muchos clientes con esos avisos les conceden prestamos e hipotecas.
    De todas formas a estas empresas de morosidad también las puedes reclamar o denunciar como a cualquier otra empresa y si ganas tienen que borrar tus datos automáticamente de su base de datos

    Como tu bien decías estas empresas están fomentando el desprecio de la gente por las nuevas tecnologías, se están cavando la tumba metiendo miedo a la gente de contratar nada con ellas porque a la mínima te la juegan suciamente y de malas formas. Yo soy un fan de las tecnologías (soy informático) pero como tu por miedo contrato lo menos posible con estas empresas solo tengo el internet (no el de los más caros) y el móvil (por supuesto que en prepago) y en la calle solo me conecto a internet en los sitios WiFi donde es gratis, aunque me da lastima que tengamos que andar con estos miedos que nos dejan atrasados en comparación con el resto de Europa, Japon y los EE.UU. pero bueno si esas empresuchas quieren que le vamos a hacer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares