Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

A Dios (Año 2005)

1.Cometí el error de la liebre..
¡Muerte lerda que te duermes! Dormitas en mi boca, esperando a que pase la vida, señora de mi hora; ¡cual universal tu señoría!

2.¡Que siga la farra en el mundo, mientras doliente escucho los gemidos de las guitarras: una música sin notas que llena mis huecos; mientras miles de ángeles caen muertos.


3.Furioso el fuego de las estrellas, que ya has apagado; mientras la mirada de un ángel escapa centellante a los cúmulos infelices de la vida,
dando patadas a los planetas sin vida que de vida fueron matrices.

4.Crucé tu alambrado cielo, mientras me amputaste las alas para hacerme libre, mientras mi propio aliento me mata de frío y arderé por siempre encerrada en un trozo de hielo.

5.Gimo por tu luz que apenas alumbra; reclamo la oscuridad mortuoria, mientras mi llanto se descolora gota a gota,
sedimentándose en interminable agonía;
lágrimas que caen en cascadas que eternamente azotan,
que resbalan sin vida.

6.Tus gárgolas me golpean; rozo inerte tu fría roca que llamas corazón; ¡explotó mi herido cielo!, mi vida de infección se llena, enferma de existencia; la fe en mi conciencia se ha fosilizado; de mi tempestad un juez merodea un horrendo destino, y una capilla que se cierra.
 
 Sub umbra floreo: C.Bürk

Comentarios

  1. ...De mi libertad no queda nada,
    las horas encendidas de tus pasos
    me dejaron al otro lado...
    Y no quise saber más de ti.
    Mis ojos son agonía de tus palabras
    llenas de sed y de sudor
    hoy se sientan en la sombra
    de mi epitafio...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares