Todos somos Clarividentes-Claudia Bürk

Encontré a X.




Cada noche esperé verte llegar desde las ausencias, al mar de mi vida,
mezclándose en las blancuras, las humedades de tus cielos.

Cada noche deseé, bajar hasta el infierno, para subir muy alto después.Cada noche se hizo día, cada día aurora eterna
con olor a sueños.
Cada noche te esperé,
entre aromas de jazmines, que besan tus labios de fuego,
boca callada; tú la luz que grita de mi destino. ...

Cada noche te esperé en el pronto deseo, mares, ríos, estrellas,
vienen hoy a mi cuerpo.

Cada noche, tomé prestado el sol, para iluminar tu rostro mientras duermes. Y te bañé con el mar el cuerpo de misterios.

Gracias a tu repentina aparición, una sola de tus cartas que mañana me alcanzará
alentas en mí el aliento de tus glorias, esculpes mi sonrisa en el peñasco de las eternidades;
con el par de relámpagos que tienes por ojos.

Y esta noche, robaste al Todopoderoso, el divino poder sobre,
la vida y la muerte, para crearme....

Hojas secas de otoño aletean hoy en mí corazón, giran en mí hacía direcciones opuestas, buscándote. Dónde me espera tú crepúsculo ardiente, la calidez y la ignición de un corazón en llamas...

A ti con cada fibra de mí ser,
en la cima de todas las cumbres, me lanzo al vacío
C.

Comentarios

Entradas populares